Seguinos en

En Vivo

Kasabian volvió a la Argentina con un Obras repleto

Luego de postergar unos meses su presencia en nuestro país, Kasabian volvió a brillar en un escenario porteño.

Publicado

el

Obras fue el lugar indicado esta vez para presentar su más reciente producción “For Crying Out Loud”, con las tribunas colmadas y el campo con algo más de la mitad de ocupación. Haciendo gala de la puntualidad inglesa, la banda de Leicester irrumpió en el escenario con “Ill Ray (The King)” y de ahí en más fue todo una fiesta absoluta. El romance del público argentino con la banda liderada por  Tom Meighan y Sergio Pizzorno tuvo un nuevo capítulo. A ambos se los vio muy felices sobre el escenario. Forman una dupla perfecta. En onda, en complemento, en transmisión y en sincronía.

“Days Are Forgotten” fue el primer clásico de la noche, seguido por “Eez-Eh”, que transformó el campo de Obras en una gran pista de baile. Pizzorno tuvo algunos problemas con su guitarra, pero sonoramente la banda no bajó ni un segundo. Si no era porque veíamos a su asistente laburando con la viola, cables y pedales ni nos hubiéramos dado cuenta. “You are in love With A Psycho” fue una de las canciones más coreadas de su nuevo disco, lo cual no sorprende teniendo en cuenta que es uno de los singles. Llegaría un momento muy caliente de la noche con “Club Foot” y todo Obras saltando y coreando. Pizzorno bajó a cantar con el público en “Treat” y luego se hizo cargo de la banda, sin Tom en el escenario, para una emotiva versión de “U Boat”. Una belleza absoluta y a relajar un poco. Con “Bless This Acid House”, una de las mejores canciones nuevas de la banda, la fiesta volvió con más fuerza que nunca.

Tom es un gran showman, sin dudas, de los mejores de estos últimos años. Una especie de niño grande y travieso, dandy de barrio, feliz de estar ahí con su gran amigo. Sergio es su gran complemento, arengador incansable y un guitarrista muy versátil. Ambos son cancheros sin ser pedantes, cada uno con su estilo, con mucha onda. Y destilan amor y respeto mutuo. Durante la intro de “Stevie”, Tom mostró en alto una bandera argentina con la inscripción “Gracias. Es Muy Loco”. Nombraron a nuestro país en muchas ocasiones. Sumado a que son los reyes del arengue, eso en otros artistas podría transformarse en algo molesto. Es tal la fiesta, lo que transmiten y el profesionalismo de esta gente, que no sólo se les perdona, sino que para este cronista hasta casi pasó desapercibido, como si fuera una parte más del show.
 

 
El cierre estuvo reservado para una versión explosiva de “L.S.F.”, gran clásico de Kasabian. Tom jugó con el público mientras Sergio se iba hasta el costado del escenario, a saludar bien de cerca a la gente de la tribuna. La banda se fue, pero el público mantuvo el coro hasta que los músicos retornaron para los bises. Volvieron con “Comeback Kid”, otra del nuevo disco, y su estribillo heroico. “Vlad The Impaler” hizo bailar a todo el mundo y para el final, con “Fire”, Pizzorno hizo agachar al 90% del campo, para luego estallar en el salto general más grande y desaforado de la noche. Un cierre a tono para una verdadera fiesta. Grandes canciones, pegadizas, bailables, una banda hiper ajustada, groovera, rockera, poderosa, dos showmans tremendos y la felicidad asegurada. Eso es Kasabian en vivo.
Fotos: Guido Adler (Gentileza T4F)

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *