Seguinos en

Estrenos

“Oasis Knebworth 1996”: hacer historia en primera persona

El documental que registra los memorables conciertos se estrenó en cines de todo el mundo

Publicado

el

El 10 y 11 de agosto de 1996 las presentaciones de Oasis en el mítico Knebworth Park marcaron un antes y un después en su -hasta entonces- corta carrera. Dos discos editados y la adoración de millones de fanáticos alrededor del planeta fueron suficientes para que la banda se consolidara como un gigante del britpop. Tras el éxito descomunal de Definitely maybe y What’s the story (Morning glory?), los mancunianos estaban listos para transformarse en leyenda. A veinticinco años de este enorme suceso, los hermanos Gallagher -en un momento de conciliación- fundaron la productora Cosmic Kite con el objeto de editar un documental que registrara aquellos conciertos épicos que lograron una de las mayores convocatorias de los últimos tiempos.

Este 23 y 24 de septiembre, la cinta -dirigida por Jake Scott- se proyectó en salas de cine de todo el mundo. La toma inicial del enorme predio colmado por la muchedumbre fue la puerta de entrada para que los espectadores viajaran un cuarto de siglo atrás y sintieran en carne propia la emoción que atravesó de punta a punta a las 250.000 personas que fueron parte de esa magia.

Las voces en off de algunos de los seguidores y de los propios miembros de la agrupación son las protagonistas en un relato que avanza gracias a los detalles que cuentan de su propia experiencia. Cada palabra es acompañada por imágenes de lo que se vivió tanto arriba como abajo del escenario y complementada con la grabación de los testimonios de aquellos jóvenes que se movilizaron desde distintas ciudades británicas para ver a sus estrellas de rock favoritas.

El evento contó con teloneros de lujo: The Charlatans, Kula Shaker, Manic Street Preachers, The Bootleg Beatles, The Chemical Brothers, Ocean Colour Scene y The Prodigy, que mantuvieron activa y expectante a la masa humana. Minutos antes de que el helicóptero que trasladaba a Oasis aterrizara, la expresión en la cara de los músicos transmitía un poco de nerviosismo. Pero, al pararse frente a la multitud que los esperaba en Knebworth Park, cualquier mínima inseguridad desapareció. El tema que desató la euforia colectiva fue Columbia. Otros hits que no tardaron en sonar fueron Supersonic, Hello, Some might say, Roll with it, Slide away, Morning glory, Cigarettes & alcohol, Whatever, Cast no shadow -con dedicación a Richard Ashcroft incluida- y los infaltables Wonderwall, Don’t look back in anger y Live forever. Además, tocaron grandes B-sides como Round are way, Acquiesce y The masterplan y hubo un adelanto de Be here now de la mano de It’s gettin’ better (man!!) y My big mouth. El broche de oro fue una maravillosa versión de Champagne supernova con John Squire -guitarrista de The Stone Roses- como invitado y que se convirtió en el primer corte de difusión de este trabajo. En el cierre, los ingleses dejaron escapar su debilidad beatle con el vibrante cover de I am the walrus.

Las primeras palabras de Noel al iniciar la segunda fecha fueron contundentes: “Esto es historia, esto es historia, aquí mismo, ahora mismo. Esto es historia.” El público también tenía en claro esto. Se trataba de miles de chicos que se veían reflejados en cinco veinteañeros de los barrios bajos de Manchester que, a través de canciones estupendas, les ponían letra y música a sus sentimientos comunes.

Una curiosidad que la banda reconoció sobre el final del documental es que no tocaron Rock ‘n’ roll star, tema emblemático con el que suelen abrir sus shows. Para no decepcionar a la audiencia, dicho himno musicalizó los créditos. Pero, lejos de dar por terminada la celebración, este es sólo el comienzo: el álbum en vivo y la película en formatos DVD y Blu-Ray, ambos materiales realizados por Big Brother Recordings Ltd, estarán disponibles a partir del 19 de noviembre.