Seguinos en

Entrevistas

Catfish: “Nos sentimos más cerca de The Kills que de The White Stripes”

Publicado

el

A simple vista, Catfish pareciera ser otro dúo mixto de rock que sigue la línea fundada por The White Stripes. Pero un breve repaso por su biografía y su obra permiten descubrir varias particularidades. Su biografía muestra que  no vienen de Estados Unidos ni Gran Bretaña: son franceses. Y sus discos que el blues-rock es apenas un punto de partida para sus raptos electrónicos y experimentaciones performáticas.
Antes de su gira por Argentina que los tuvo debutando en el evento apertura del Festival Sónar y los tendrá tocando el miércoles 2 diciembre en La Trastienda, el viernes 4 en Rosario y el sábado 5 en Córdoba, hablamos con Amandine Guinchard y Damien Félix, los dos miembros de este grupo que parte desde el blues del delta del Mississippi y desparrama sonidos vintage para el siglo XXI.
-Desde Daft Punk y el llamado “French Touch”, Francia parece ser un sinónimo de música electrónica. ¿Cómo sobrevive Catfish en ese contexto?
Amandine: Hay bandas de todo tipo en Francia, y aunque las internacionalmente conocidas provienen del mundo de la electrónica, hay muchas bandas de rock interesantes. Es cierto que Catfish es muy diferente a lo que la gente está acostumbrada a escuchar de Francia porque tenemos influencias americanas. Nuestro sonido es especial, además, porque elegimos guitarras y amplificadores muy particulares que remiten al rock vintage.
-La fórmula de dúo de rock-blues con cantante femenina suele atribuírsele a Jack White, de hecho hasta él mismo la reclama, y después que de aparecieron The White Stripes la semilla germinó inmediatamente. ¿Qué sienten que tienen de distinto a las bandas del estilo?
Damien: Bandas como Delta Head y Hell’s Kitchen o artistas como Skip James fueron, en realidad, los que impulsaron nuestro proyecto. Por supuesto que nos gusta Jack White, pero no es el único que toca esta música, aunque de hecho es el líder del movimiento. Ser sólo dos músicos nos permite centrarnos en las opciones más esenciales y primarias del rock, por eso elegimos este método. Pertenecemos a la familia del rock-blues, pero creo que tenemos nuestra personalidad. Por ejemplo, ambos tocamos distintos instrumentos en vivo, solemos conformar, a veces, un baterista de dos cabezas, Amandine toca la parte de arriba y yo la de abajo. Nuestro sonido tiene algo de trance, que funciona muy bien con el toque electro que le ponemos a algunas de nuestras canciones. Yo siento que estamos más cerca de The Kills que de The White Stripes.
-¿Cuán difícil es para una banda de rock francesa traspasar los límites de su país y ganar notoriedad en otros países? ¿Y qué tan difícil es para ustedes que cantan en inglés, ganar notoriedad en Francia?
Damien: Es cierto que hay más espacio para música francesa con letras en francés en los medios locales, ¡lo cual suena lógico! Pero hay una audiencia genuina de rock. Hay muchas bandas muy buenas que hacen pop, rock y blues. En este momento vivimos una especie de revival con gente que mezcla estos sonidos con el hip hop y la electrónica, como hace Black Strobe. En su momento, Lennon dijo: “El rock francés es como el vino inglés”… eso tal vez fue cierto pero creo que las cosas cambiaron ahora. Cuando salís de gira conocés gente de todo el mundo y a partir de ahí se abren posibilidades para ir a tocar a países muy distintos. Creo que si un proyecto es serio y la música se toca con sinceridad, corazón y alma, a la gente no le importa de donde viene.
 Catfish se presenta en La Trastienda el miércoles 2 de diciembre. Entradas en venta por sistema Tu Entrada.
Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *