Seguinos en

Música

Las canciones con mejores baterías, según Kevin Parker de Tame Impala

Publicado

el

Multinstrumentista, productor y cantante de Tame Impala, Kevin Parker siempre será un baterista de corazón. En una entrevista con Pitchfork, el australiano compartió lo que para él son las nueve canciones que mejor usan al instrumento. La lista varía entre géneros y décadas pero no tiene desperdicio.

La lista la abre Silver Apples, el dúo de música electrónica que supo crear joyas a fines de los ’60. En el año 1968, lanzaron un disco homónimo que tiene el track Program. Sobre eso, Kevin Parker comentó que lo cautivó lo “robótico y repetitivo”.

Luego agregó el clásico Good Times, Bad Times de Led Zeppelin. Un clásico absoluto de la banda que según Parker “pega como un rompeladrillos”. Tambien agregó “ningún ranking sobre baterías estaría completo sin John Bonham” y tiene razón.

En el tercer puesto agregó un track de Stevie Wonder. Ante los pronósticos, no puso Superstition sino Living for the City, del disco Innervisions. Según Parker, Wonder compuso el tema directamente en la batería y lo armó a partir de allí. “Me hace acordar a mí”, arrojó.

Para salir del anglo, también agregó música en francés. Lo hizo con Serge Gainsbourg, a quien elogió por su simplicidad en el tema L’Hotel Particulier y su hi-hat estridente en negras.

Tame Impala parece tomar muchas cosas de las baterías de diferentes bandas y temas. Con Portishead hizo lo propio, y explicó que en el tema Endors Toi (de Tame Impala) se puede percibir una fuerte influencia de Mysterons, del disco Dummy.

A los Flaming Lips los llenó de elogios. Se refirió a ellos en diferentes temas distintos, pero especialmente en Race for the Prize, del disco The Soft Bulletin. Ese álbum en particular tiene fuertes baterías que luego quedaron para el recuerdo de la banda.

También eligió un tema de Beck, más específicamente Modern Guilt; aunque todos los elogios se los llevó el baterista, Joey Waronker de quien rescató “su estilo enfermo para tocar la batería gracias a su influencia del mundo del jazz. Un sonido libre”.

Para finalizar habló de Songs for the Deaf de Queens of the Stone Age como uno de los últimos grandes discos de rock. “Robótico, disciplinado y motorizado”. Así definió Parker al baterista de ese disco, Dave Grohl.

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *