Seguinos en

Noticias

Nuevo encuentro Beatle en Alemania

Con The Beatles nunca es suficiente. Además de la International “Beatleweek” de Liverpool y la Semana Beatle de Latinoamérica en Buenos Aires, a partir de 2020 contaremos con la posibilidad de un nuevo evento dedicado a los cuatro genios donde todo empezó: Hamburgo, Alemania.

Publicado

el

“No Hamburg, No Beatles” dice el eslogan de este nuevo festival. Y es verdad: Sin Hamburgo, no habría Beatles. Estuvieron en Alemania entre agosto de 1960 y diciembre de 1962. Su manager de aquel entonces, Alan Williams, había decidido mandarlos a tierras germanas tras el éxito de otras bandas. Eran John, Paul, George y Stuart Sutcliffe pero sin batería, hasta que llamaron a Pete Best para que los acompañe.
Hamburgo era uno de los puertos comerciales más grandes de Europa, que tras la segunda guerra mundial se había transformado en una ciudad de drogas, prostitución y criminalidad en alza. The Beatles habían conseguido un contrato en el Indra Club, en el distrito de Sankt Pauli, el barrio rojo de la metrópoli alemana. Tocaron allí la primera noche tras un viaje eterno y después fueron reubicados en el Bambi Kino, un cine de la zona, donde pudieron dormir en una habitación fría, sin frazadas ni pintura en la pared. Casi sin quererlo, esa pequeña pieza que antes servía de desván, se convertiría en su casa.

Cuando el Indra Club cerró por quejas de los vecinos, los Beatles empezaron a tocar en el Kaiserkeller, en la misma calle Grosse Freiheit. Tenían que tocar durante horas todas las noches, donde las canciones duraban más de veinte minutos y estaban llenas de solos e improvisaciones. Ese fue un empujón para sus habilidades musicales y para su fama en la ciudad. A los pocos meses de haber llegado, acordaron con el dueño de otro establecimiento más plata por actuación, y así empezaron a tocar en el Top Ten Club, situado en la avenida Reeperbahn. Sin embargo a finales de 1960 fueron deportados a Inglaterra por diversos motivos. El único en quedarse fue Stuart, porque su novia, Astrid Kirchherr era alemana. Ella fue la responsable de la única sesión de fotos de la banda en la ciudad portuaria y lo más importante, influenció sus famosos cortes de pelo.
En Liverpool volvieron a tocar, llamando la atención de los locales por cómo habían mejorado. Y cuatro meses más tarde regresaron a Hamburgo, tras haber resuelto todos los problemas con migraciones. Stuart Sutcliffe decidió dejar la banda para centrarse en sus estudios de arte, por lo que Paul McCartney tomó su lugar como bajista. Es en ese momento que Tony Sheridan, un músico colega, les pidió ser su banda para grabar una canción: “My Bonnie”, donde figuraron como The Beat Brothers. Un año más tarde, siendo más famosos, fueron contratados para la apertura de un nuevo local: el Star-Club. Tocaron unos meses y volvieron a Liverpool de vacaciones. Si a Brian Epstein, quien por entonces tenía un local de venta de discos, no le hubieran pedido varias veces “My Bonnie”, no habría ido nunca a The Cavern a verlos tocar. De regreso a Hamburgo por tercera vez en mayo de 1962, se enteraron de la terrible noticia de la muerte de Stuart, quien tenía solo 21 años. Ese mismo año y tras meses de experiencias juntos y de nueva amistad, Ringo Starr dejó su antigua banda para unirse a The Beatles como baterista.
En Hamburgo mejoraron musicalmente, desarrollaron su propio estilo, compusieron canciones juntos, probaron diferentes drogas y experimentaron sexualmente. La ciudad alemana les abrió los ojos y de otra manera habría sido imposible haber tenido a la banda que luego sacaría su primer LP “Please please me”. Es por todo esto que celebrando los 60 años de esta experiencia en Alemania, la ciudad organizará del 27 al 29 de marzo del próximo año 2020 , un evento dedicado a los cuatro de Liverpool. Ya hay hasta póster y parte del programa organizado, donde habrá recitales, concursos de karaoke, exposiciones, charlas y hasta tours por la ciudad.