Seguinos en

En Vivo

Los diez highlights del Lollapalooza 2019

Terminó marzo y con él se fue una nueva edición del festival Lollapalooza, un espacio de encuentro de múltiples géneros y expresiones culturales que ha cambiado, a nivel mundial, la forma de experimentar la música en vivo. Durante tres días consecutivos cientos de miles de personas habitaron el predio ubicado en San Isidro y fueron testigos de grandes momentos artísticos y musicales.

Publicado

el

El Día 1 ya prometía un line up ecléctico y colorido, y en ese marco el debut local de Rosalía fue el primer gran diamante del evento. Siempre escoltada por un grupo de talentosas bailarines, la española que conmueve con su origen flamenco cantó los hits de su álbum consagratorio El mal querer y encendió las llamas de la multitud.  Además  presentó “Lo presiento” y “Haute couture”, dos de sus nuevos temas que coquetean con un estilo de música más urbano y enérgico.

Resultado de imagen para rosalia lollapalooza argentina

Foto cortesía DF Prensa


La presentación de Twenty Øne Piløts, que visitaron la Argentina por segunda vez, fue otro de los grandes shows de la jornada y superó las expectativas de su fiel público centeniall. En lo que fue el cierre de la fecha, el dúo conformado por Tyler Joseph y Josh Dun deslumbró a los más de 70 mil asistentes que también fueron protagonistas. En lo que respecta a lo estrictamente musical la lista de temas siguió la línea de Trench, su último álbum. Sin embargo lo que hizo de su presentación un momento único e irrepetible fue su carisma y manejo escénico, y tal es así que el Main Stage 1 les quedó chico y Joseph terminó colgado de una torre de sonido en medio de la multitud.
Sin lugar a dudas otro de los highlights del día inicial fue la llegada de Interpol, con un show minimalista y elegante que demuestra que el post punk sigue siendo un género versátil y moderno. Con dos décadas encima los neoyorquinos hicieron un repertorio sólido que incluyó grandes hits, pero también temas como “The Rover”, “If You Really Love Nothing” y “Number 10”, singles de su último lanzamiento “Marauder”.
Resultado de imagen para interpol lollapalooza argentina

Foto cortesía DF Prensa


La segunda jornada del festival de música más importante del país también dejó geniales momentos y presentaciones, sobre todo porque contó entre sus filas con Arctic Monkeys, la niña mimada del rock de guitarras que sigue asombrando por lo vertiginoso de su crecimiento musical y artístico. Los británicos se subieron al escenario liderados por un Alex Turner milimétricamente peinado cual Elvis Presley, y plantearon un show contundente. Rememoraron viejos éxitos como “Brianstorm” y “Do I Wanna Know?”, y dejaron mudos a los más de 100 mil espectadores con la delicadeza de los tracks que conforman Tranquility Base Hotel & Casino, álbum lanzado recientemente y. Y es que los de Sheffield han alcanzado tal grado de madurez y experiencia que pueden zigzaguear por sus diferentes etapas sin dar volantazos.
Resultado de imagen para sam smith lollapalooza argentina

Foto cortesía DF Prensa


Hablando de ingleses, Sam Smith fue otro de los grandes galanes del día. Con la sensibilidad a flor de piel y un registro de voz fuera de serie, el artista emocionó al público local al ritmo del Soul. “Apaguen sus celulares esta noche y miren las estrellas. Estamos tan perdidos últimamente que nos olvidamos de quienes somos”, dijo antes de empezar y puso en evidencia toda su naturaleza melodramática. En su lista de temas primaron las baladas en temas como “I’m Not the Only One”, pero también hubo tiempo para el baile, con “Dancing With a Stranger”, o sonidos más clásicos como “Baby, You Make Me Crazy”. Sea cual sea el género el “Adele masculino”, como lo describió la revista Rolling Stone, desplegó todo su talento.
Si bien el Lollapalooza tuvo lugar en San Isidro, a todos les quedó muy claro que Rosario siempre estuvo cerca cuando Fito Páez pisó el escenario y movilizó a miles de personas con un repaso categórico de sus grandes éxitos como “A rodar mi vida”, “Mariposa tecknicolor”, “El amor después del amor” , “11 y 6” y “Circo beat”. A diferencia de otros artistas el repertorio del rosarino, que llegó acompañado de Juani Agüero en guitarra, logró unir y contagiar a las distintas generaciones  presentes. La frutilla del postre fue el cierre previsible pero mágico al ritmo de “Y dale alegría a mi corazón”.
De Santa Fe nos movemos para Córdoba porque uno de las grandes estrellas del Día 3 fue el Paulo Londra que a pesar de no tener discografía propia, en pocos minutos demostró ser un verdadero showman y una referencia de la cultura trap para las nuevas generaciones. El joven de 20 años oriundo del barrio San Salvador hizo una lista corta pero más que suficiente en la que metió canciones como “Relax”, “Te amo”, “Noche complicada”, o “Cuando te besé”. En el escenario se mueve con una seguridad inaudita. Su actuación incluyó desde interactuar a modo de sketch musical con con su DJ, Alan Tejeda, hasta jugar al básquet y probar unos tiros al aro en vivo. Y si algo faltaba, Londra recibió la visita de Steve Aoki, el DJ estadounidense, que se subió al escenario  con la camiseta argentina para poner en marcha Forever Alone con la voz del joven argentino.

Foto cortesía DF Prensa


Y pasamos a otro co provinciano que, con unas décadas más encima pero la energía intacta, fue el comodín del Lollapalooza 2019 y el responsable, a pesar de la polémica, de uno de los shows más memorables. Casi de local en San Isidro la Mona Jiménez prendió el switch del cuarteto e hizo mover las caderas a más de uno, incluso a Perry Farrell a quien se lo vio muy compenetrado bailando cuarteto en el VIP del predio. El legendario artista, que lució un vestuario estridente acorde a su estilo, alegró al público con canciones como “El león”, “La novia blanca” o “El Federal”, y los infaltables “Beso a Beso” y “Quién se ha tomado el vino”.
Resultado de imagen para mona jimenez lollapalooza argentina

Foto cortesía DF Prensa


Otro de los momentos más especiales del Día 3 fue el concierto de Caetano Veloso, que a pesar de la marea de gente que rodeaba el Main Stage 2 se convirtió en  un show romántico de corte intimista. El bahiano a sus 76 años encabezó un espectáculo singular junto a sus hijos Moreno, Zeca y Tom. Entre ritmos de sambas y bossa novas se fue tejiendo una presentación minimalista pero brillante de quien es una auténtica leyenda de la música latinoamericana.
El cierre del festival fue un fiel reflejo de lo que se vivió durante tres excitantes jornadas. La apuesta estética y musical del rapero Kendrick Lamar fue ambiciosa y de una categoría superior. “Kung Fu Kenny”, nombre artístico que usó a partir de su último disco Damn de 2017, o “Pullitzer Kenny” como lo designaron al ser el ganador del premio Pullitzer por los relatos sobre la comunidad negra en Estados Unidos, es un distinto en el arte de la rima y la poesía hablada. En su andar excepcional exprime una variedad de recursos musicales que van desde lo lírico y la psicodelia, hasta el jazz, que en canciones como “Dna”, “Element” o “Lust” combina con mensajes de fuerte crítica social. Su repertorio no incluyó hits pegadizos, pues la comunión con el público y el clímax de su presentación pasaron por otro lado: su espíritu genuino y humildad.