Seguinos en

Especiales

Liam Gallagher, ¿el último rock star?

El ex Oasis pasó por Buenos Aires y se presentó en la quinta edición de Lollapalooza Argentina.

Publicado

el

“Liam Gallagher está en Buenos Aires y yo sin pintarme las uñas”, escribió Andrea Álvarez en Twitter. Porque nunca se sabe… Quizá bajaste del tren que venía desde Brentwood en Liverpool Street Station para combinar con la Central Line del tube y llegar al Soho y ahí nomás ves a un tipo bajando la escalera mecánica mientras vos vas subiendo en la de al lado y pensás: “Qué buen abrigo, lindo corte de pelo, eh. Apa, guapo. Bloody’ell, es Liam Gallagher” y seguís mirando hacia arriba para no caerte. Porque casi me caigo de la emoción, claro.
Volvió a pasar Liam Gallagher por nuestra ciudad, tocó este fin de semana en el Lollapalooza presentando su As you were -que tan bien se encarga de promocionar en cada línea que escribe en Twitter y en Instagram: cada frase la acaba con “as you were”-, un disco con una impronta tan personal que es imposible acusarlo de reiterativo, es él, y pocos artistas logran ese reconocimiento. Tocó también temas de Oasis, por supuesto, ¿cómo no iba a hacerlo?. Oasis les dio a los hermanos Gallagher una fama y un reconocimiento único. “Aunque los tiempos cambian, dice en un vídeo viral Liam: antes me traían de todo miles de asistentes, hoy tengo que prepararme yo my fucking tea en camarines”. Cuando surgió la banda mancuniana se los acusó de robo.plagio.copia.imitación y/o reproducción de Beatles y, vamos, que sí parecían los cuatro de Liverpool. Pero Oasis, como PJ Harvey con respecto a Patti Smith, quizá sean buenos ejemplos de cómo el alumno supera al maestro (ya siento la lluvia de insultos, no worries).

Liam Gallagher Credit: Rakin

Credit: Rakin


Que Liam tiene un humor de perros lo sabemos: en Chile (un día antes de tocar en nuestro país y en el marco del mismo festival) tocó un par de temas y se bajó del escenario para no volver… Se quejó del sonido y de su propia voz: “Así no tiene sentido seguir”, dijo y se marchó. El público respondió con lo que más le dolería al Gallagher junior: pidiendo por el Gallagher mayor al grito de “¡Noel, Noel!”. Pero ni caso, no volvió.
Con cuarenta y cinco años tiene una parada única en el escenario, como la tuvo Ian Curtis y pocos más, además de una voz reconocible y tan particular. Cuenta la leyenda que de pequeño (es el menos de tres hermanos, hay un Paul Gallagher mayor que Noel), era el antitodo: no quería a nadie. Primero a Noel con quien debía compartir la habitación, a su padre alcohólico (afortunadamente su madre se separó y se llevó a los niños con ella alejándolos de un padre abusador), insultaba a la gente que cruzaba por la calle, sobre todo si eran músicos acusándolos de amateur. ¡Ni siquiera le gustaba la música! Hasta que se obsesionó con John Lennon… (sabemos que uno de sus cuatro hijos se llama Lennon -los otros son Molly, Gene y Gemma, es para matarlo, realmente-) y ahí cambió el rumbo de vida personal y artística. ¿A qué se habría dedicado Liam si no hubiera sido por la música? Difícilmente con este humor, malhumor en rigor de verdad, se podría haber dedicado al comercio, a empleado de oficina, a la ingeniería o a cualquier actividad que tuviera que ver son seres humanos. Liam es el perfecto rockstar, es un hecho.
liam_gallagher_
Ha insultado a los Blur (en los 90 fue un gran Boca-River el team Blur-Oasis), al finado INXS Michael Hutchence, a su cuñada, la mujer de Noel, golpeó a un fan que quiso una foto con él, amenazó de muerte a su padre años después de desencuentros, perdió tres dientes en una pelea en un pub de Alemania, quiso aplastarle los testículos a un fotógrafo de la NME (lo pararon a tiempo), declaró que los Rolling Stones era una mierda y etcétera, etcétera, etcétera. Manejando su auto, se asomó por la ventana y arrastró a un ciclista tomándolo del cuello -el ciclista está bien, no sufrió lesiones-. El que tiene lesiones en su madurez y sensibilidad es el bueno de Liam, claramente. Traducido todo esto en su vida amorosa no escapa justamente de escándalos y glamour. Su primera esposa y madre de Lennon Francis es la actriz Patsy Kensit, una verdadera celebridad en Inglaterra y una mujer bellísima. Apenas pasada una semana de la boda, Liam deja embarazada… a otra mujer. Lisa Moorish es la madre de Molly, justamente. Apartado para Moorish: más tarde se enredaría en un affaire con Pete Doherty con quien también tendrá un hijo que sufrirá, como la hija de Liam, los pesares de un progenitor adicto a la heroína.
Tras el nacimiento de Lennon, claramente posterior a Molly, se separa de la Kensit y vive un romance con Nicole Appleton, cantante de las All Saints. Liam y Nicole tienen a Gene, tercer hijo de él, el primero de ella. Tiempo después, le sería infiel -oh, no- con la periodista Liza Ghorbani y tendrán a Gemma. No hay que tener una licenciatura en psicoanálisis para ver que la inestabilidad emocional de un hombre que tiene cuatro hijos con cuatro mujeres diferentes y hasta con alguna que no ha tenido más relación que la sexual que dio lugar a la concepción, es porque está más jodido que la hostia.
Pero Liam Gallagher es si no el mejor, uno de los tres más grandes cantantes de la música inglesa de todos los tiempos y aunque su obsesión sea con John Lennon (asegura estar poseído por su espíritu), canta más parecido a otro, un verdadero gran John, el Lydon.
Larga vida a Liam Gallagher, quizá el último rockstar.
[post_view]

1 Comentario

1 Comentario

  1. Cialis

    3 abril, 2018 at 8:03 pm

    Gracias Carlos, un gran abrazo para vos.cialis

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *