Seguinos en

En Vivo

El Zar y 1915: Una noche feliz en el Hipódromo

Con la felicidad y el desafío de hacerse cargo de un escenario grande dos de las
bandas ascendentes más interesantes de nuestro país coparon Palermo y ganaron por
varios cuerpos.

Publicado

el

El jueves 11 no fue un día más para quienes nos acercamos hasta el Hipódromo de
Palermo a disfrutar de una propuesta muy tentadora. El Zar y 1915 unieron fuerzas para
un show que sería épico. Sólo con saber que esas dos bandas tocaban juntas era
suficiente para que se despertara el deseo de ir. Luego de la apertura a cargo de Lupe, la
artista invitada, 1915 subió al escenario a las 20:50, apenas cinco minutos despuès de la
hora anunciada. La banda de Cruz Hunkeler (guitarra y voz) Federico “Penzo” Penzotti
(teclados), Alejo Freixas (bajo) y Jeremías Alegre (batería) abrió con “No les creo”, de
su nuevo álbum Los Años Futuros. Una declaración de principios contundente y hasta
premonitoria, teniendo en cuenta que fue compuesta hace más de un año, pero estrenada
en pleno aislamiento social preventivo y en su letra dice “Estamos encerrados y abre la
cicatriz. Canción para curarnos o clavarme así en la cruz”.

Quienes pudimos disfrutar de 1915 hace unos pocos años y en escenarios más chicos
percibimos de movida lo mismo que un rato más tarde pasaría también con El Zar: el
notorio crecimiento en todo sentido. Suenan mejor que nunca, muy profesionales y muy
bien plantados en el escenario. Parece otra banda? No, son ellos mismos, pero mejores.
Mucho mejores. Ya eran muy buenos, ahora son excelentes. De hecho, en mayo de 2019
este mismo cronista tuvo la suerte de cubrir para UltraBrit un show en Niceto y el título de
la nota fue “1915 es el futuro”. No fue premonición, se veía venir.

Llegaron también las canciones de Bandera (2018), su segundo disco. “Prisma”, en
primer lugar, y luego “Invencible”, con Machingo Russo (trombón) y Fermín Echeveste
(trompeta) haciéndose cargo de los vientos mágicos en un buen tramo del recital. “El
Enemigo” siempre nos recuerda que una canción con contenido social puede también ser
una canción muy arriba, súper bailable. Altísimo momento. Infaltable en un show de 1915.
Luego del baile, el relax con “Olas”, también de Bandera. Belleza total. Nuevo turno para
las nuevas canciones con “Los Años Futuros”, una obra maestra de la banda y la
bienvenida con ovación del público para Mateo Sujatovich, de Conociendo Rusia, que
subió a cantar “Extranjero” ( un título que le queda perfecto a alguien apodado “El Ruso”).
“Paranoico” es otra hermosa canción de la nueva cosecha y Cruz la interpreta con
maestría acompañado por Nano Cantarini, quien hace un tiempo acompaña a la banda
con su guitarra. Faltaba poco para el final de la presentación de 1915 y de golpe se
despachan con la intro de “Robot Rock” de Daft Punk. Con total naturalidad pasaron de
ese sonido poderoso a la sutileza de “Llamando”, otro single de los nuevos. Durante el
primer estribillo sube Acus al escenario a sumar su poderosa y bella voz que se funde a
la perfección con la de Cruz. “Ya nos vamos, cuál quieren escuchar”? Pregunta Penzo. Y
en el medio del griterío Cruz propone “la primera que griten la tocamos”. Obviamente
“Policía” no podía faltar y fue la elegida (por el público?) para el cierre.

La canción tiene un momento tranquilo que fue aprovechado por el cantante quien pidió
que todes prendieran sus linternas. Un mar de luces inundó el Hipódromo como si las
estrellas hubiesen bajado del cielo para ver el show. Y todo subió con el coro del público
acompañando en un in crescendo intenso y la banda grooveando a pleno. Se re picó. En el final, un solo tremendo de Penzo con todo el mundo bailando fuerte. Altìsimo, rockero ycon mucha onda.
Precisamente el tecladista de la banda habló en exclusiva con UltraBrit y nos comentó:
“Veníamos de girar por Córdoba, Rosario, Ciudad de Santa Fe y La Plata, con una lista
más larga, la recortamos un poco para que entre lo de las demás bandas. Agregamos un
fragmento de Robot Rock, como un pequeño guiño en homenaje a una de las bandas
más importantes de los últimos 30 años. Desde arriba se sintió muy bien, veníamos de
tocar en lugares más chicos y ahora tocar en un lugar grande con más de 600 personas
fue muy emocionante. El público estaba muy encendido, la propuesta de la fecha era letal.
Porque es un público que se comparte con El Zar. Y la gente se llevó, para mí, todos los
aplausos. Fueron con muchas ganas de disfrutar, de tener una noche plena, relajados, al
aire libre, con el protocolo y distanciamiento a disfrutar de tres artistas bien unidos, con
una curaduría excelente a mi modo de ver. Todo el mundo la pasó muy bien, se cantaron
todos los temas, bailaron. Fue muy emocionante. Las visuales filmadas en vivo y
proyectadas en las pantallas con efectos también fueron clave. Así que muy feliz de
comenzar así el año. Venimos de momentos muy difíciles y poder volver a tocar en vivo,
ver bandas, disfrutar de la música al aire libre es un placer incomparable. Lo mejor de no
tocar últimos es que terminás, te relajás, tomás algo y te vas a ver a la banda que sigue.
En este caso El Zar. Me canté todos los temas, bailé todo el show. Fue una noche
inolvidable”.

El Zar, la banda de Facundo Castaño Montoya (voz, guitarra acústica, pandereta) y
Pablo Giménez (Guitarra, coros), subió a las 22:10 a presentar su último material, Pura
Casualidad, ante un público que ya estaba on fire. Para muchas de las personas
presentes en el Hipódromo este fue su primer recital desde que hace un año se inauguró
la cuarentena. Y la noche venía ideal, con unos 20 grados y el espacio asegurado por
protocolo sanitario. Sin bardo, sin empujones, comodidad absoluta. La buena onda se
respiraba en el aire.

El set abrió con “Salgo Corriendo A Buscarte”, la primera canción de su nuevo ep. Algo
que los une a 1915 es el hecho de que ambas bandas han escuchado lo mejor de nuestro
rock y pop argentino. Desde Charly y toda su carrera, Spinetta y su universo infinito, el
Fito de los 80 y 90, Cerati con Soda Stereo o solista, Virus, etc. Y esas influencias no
son siempre obvias, a veces aparecen en detalles. “Guacho, estoy muy emocionado”
dispara Facundo antes de tocar “La Inmensidad”, de A Los Amigos, su segundo disco
editado en 2018. Pablo le saca filo a la guitarra y del wah wah sale humo, tremendo. Se
toman su momento para agradecer “a Lupe por abrir el show, somos muy fans de ella. Y a
1915 por esta noche tan especial”. Antes de retomar el camino de las canciones recientes
van un poco más atrás, a su primer disco, para regalarnos una exquisita versión de “Lo
Que Fuimos” (Círculos, 2016). “No estás sola en esta fría ciudad” canta Facundo en la
nueva “Huelga de amor” y la frase suena potente entre tanto individualismo clásico de las
grandes urbes. Y remata la letra con “Y si hay algo que yo pueda hacer no te pierdas”. El
amor es clave en Pura Casualidad. Y qué es el amor sino contar con alguien? La realidad
actual no es ajena a la banda, por eso las palabras brotan, aunque en el comienzo
Facundo prometió hablar poco y casi no lo cumplió. “Muchas gracias por venir, por hacer
el esfuerzo. Sabemos que son tiempos complicados. Cuídense, vamos a estar bien.
Siempre salimos, no?”. Una canción muy esperada fue “Año Nuevo”, un single que
editaron entre sus dos últimos discos, como para amenizar la espera o aumentar la
ansiedad. Una canción acerca de dos personas que luego de un tiempo vuelven a
desearse, se buscan, se extrañan, dudan, coquetean. El amor después del amor en
pandemia. Claramente estos muchachos han crecido, tanto en vivo, como en la calidad de
sus discos. Cuál es el límite para esta banda? Ni ellos lo saben. Axel Fiks fue el invitado para “Película”.

Promediando el show “Superstar” brilló como otra perla de las nuevas.
Vayan ya mismo a ver el videoclip en YouTube. Y para seguir con las emociones altas
apelaron a “Los Chicos No Entienden”, temazo de A Los Amigos. Una canción perfecta,
bellísima y particular. Porque suena pop pero con guitarras que remiten a Skay
Beilinson, de Patricio Rey Y Sus Redonditos de Ricota y una melodía que en su parte
final encuentra al mejor Spinetta mirándolo a los ojos cuando Facundo canta “A veces
sólo quiero entender si es que mañana estarás aquí”. A esa altura ya podíamos irnos a
casa felices. Pero “esta es para que bailemos y nos saquemos la manija” agita el cantante
antes de “Exceso De Especulación” en una versión contundente. Anuncian que está
llegando el final y el público devolvió un ruidoso “Noooo” que se escuchó en todo Buenos
Aires. Al igual que en el disco A Los Amigos, Goyo Degano de Bandalos Chinos puso
su voz al servicio de “Pensarlo De Nuevo”, con baile incluído y un cierre con cita musical a
“Yendo De La Cama Al Living”, de Charly. Luego de agradecer a todo el equipo y de
presentar a la banda la despedida llegó con “La Declaración”. Momento súper cool que
resumió lo que fue una noche maravillosa, de esas que deseás volver a vivir cuanto antes.
Ver el crecimiento de artistas que pudimos disfrutar desde que empezaron es
esperanzador. La nueva generación de bandas y solistas tiene mucho para dar. Y está
claro que dejaron de ser una promesa. Esto está pasando. No te lo pierdas.

Fotos: JOSELINA BRIGNONE

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *