Seguinos en

En Vivo

1915 es el futuro

La banda presentó Bandera en Niceto con lleno total.

Publicado

el

Fotos: Matías Casal

El viernes 10 de mayo a las 23:00, luego de la apertura a cargo de HTML y La Otra Cara De La Nada, el escenario de Niceto fue copado por 1915 con la misión de presentar Bandera, su segundo disco, uno de los mejores de nuestro país en el último año.

Una intro hipnótica con frecuencias graves nos dio la bienvenida al esperado show de la banda del conurbano norte, integrada por Cruz Hunkeler (guitarra y voz), Federico Penzotti (teclados), Alejo Freixas (bajo) y Jeremías Alegre (batería). Esta vez en el escenario los acompañaron Gonzalo Casalinuovo en guitarra, Jeanette Nenezian en trompeta, Maxi Sayez en percusión y Lucas Lorenzo en saxo. “Prisma” corrió el velo e inauguró el setlist. De movida aparecieron el groove, los arreglos finos, la base sólida y los synthes impecables sobre los cuales la voz de Cruz sobrevoló cómodamente. “Nada podría detenernos si nos uniéramos” suena a frase del pasado haciéndose realidad en ese preciso instante, donde disfrutan y sonríen mientras la rompen en un Niceto colmado. Luego de tocar “Sur”, de Dual, su disco debut, Cruz saluda al público “Somos 1915, gracias por venir” y la banda explota con “El Enemigo”.

Fiesta musical y letra con contenido social profundo. La parte instrumental, tocada en vivo pero ausente en la versión original, generó el baile de toda la gente. Y en medio de la fiesta se escuchó la voz desesperada de Marta Alconada, cuando en 1978 encaró a la prensa internacional que cubría el mundial de fútbol para pedir: “Nosotros solamente queremos saber dónde están nuestros hijos, vivos o muertos. Angustia porque no sabemos si están enfermos, si tienen frío, si tienen hambre, no sabemos nada. Mi desesperación, señor, es porque ya no sabemos a quién recurrir… ustedes, son nuestra última esperanza”. Una letra escrita en primera persona, como si fuera un detenido de esa época a punto de desaparecer, el pedido desesperado de una madre y la música más festiva que te puedas imaginar. Todo a la vez. Es una patada en la cabeza y en el alma. Sólo a 1915 se le ocurrió expresar de manera tan brillante la idea de que la memoria está activa, pero que al mismo tiempo se puede ejercer sin olvidar la diversión. “Los amo”, disparó Cruz, nieto de una desaparecida, al finalizar el tema. “Canción De Bolsillo” llegó en el momento ideal para describir con su letra lo que se respiraba en el aire: “esta melodía de plena libertad, ahora es parte de mí, ahora es parte de vos”.

La banda a full y un solo de guitarra que prendió fuego todo y dejó al cantante tirado en el piso por un rato. Intensidad. Como pasa con otros artistas, la timidez y el perfil bajo de Cruz desaparece en el escenario. Se lo ve cómodo, expresivo, carismático y muy agradecido. Machingo Russo sube como invitado para embellecer con su trombón, como también hizo en el disco, una hermosa versión de “Olas”. Luego de un intermedio del poeta villero Rodrigo Armoa y de tocar “Invencible”, otra del nuevo disco, Cruz dice “Gracias Charly, sos Dios”, mientras Penzo dispara desde las teclas las primeras notas de “Adela En El Carrousell”. Gran versión, respetuosa, pero con sonido actual, la impronta de la banda y un in crescendo intenso y rockero para el final. “Dame Una Bandera”, sería la siguiente canción, el tema emblema de su última producción.

Y la invitada de lujo para la ocasión fue Feli Colina, quien también participó en el disco. La cantante salteña no para de crecer y tiene por delante un futuro importante. Las voces se combinan a la perfección. Por un momento Feli y Cruz salen del escenario y la banda se despacha con una parte instrumental medio jazzera, poderosa, con un solo de piano de Penzo alucinante. Vuelven Feli y Cruz para terminar bailando en trance. “Vamos tocar la primera canción que compuso esta banda” es el anuncio. Y “El Gede” se hace presente con una versión íntima, a cargo de Cruz y Penzo. Vuelve la banda, empiezan “Ya no sé qué hacer” y aparece Facundo Castaño Montoya, cantante de El Zar, para sumar su voz. Ya casi en el final, agradecieron a todas las personas involucradas en el armado del show, presentaron a los músicos invitados y explotaron todo con una poderosa versión de “Policía”. Todo el mundo coreando, bailando y delirando. Un momento de comunión entre público y artistas muy intenso, bello, emotivo. Todo fue una fiesta. Y cuando la banda se retiró del escenario sabíamos que vendría una más porque el telón permaneció abierto.

Honestamente, con todo lo que habían dado hasta ahí, pedir más sería un acto de gula musical. Pero el rito es así. La gente pidió una más y 1915 volvió al escenario para cerrar su presentación con una de su primer disco, titulada “Del Sueño, La Paranoia y La Vigilia”. Una canción que empieza tranqui y de golpe explota con un sonido tipo Rage Against The Machine que le vuela la cabeza a todo el mundo. Pogo intenso del público y actitud absoluta de la banda. En una misma noche hubo: pop groovero, funky, soul, rock progresivo (“metamórfico”, según ellos), toques de jazz y el final demoledor. Todo este combo increíble de personas y sonidos partirá pronto hacia México en su primera gira internacional. Canciones con contenido social, canciones de amor, de desamor, canciones inteligentes y hermosas. Es muy fácil sentirse bien tratado por semejante banda. Y el promedio de edad es de 21 años. Por eso, con un gran presente y todo por delante, no hay dudas: 1915 es el futuro.

1 Comentario

1 Comentario

  1. Lucia

    14 mayo, 2019 at 6:46 pm

    Fui testigo de lo que describen. Increíble show y excelente nota!!

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *