Seguinos en

Discos

Lo nuevo de “The Membranes”: una obra ambiciosa y arriesgada que sale bien

“What Nature Gives… Nature Takes Away” es el nombre del álbum doble recientemente lanzado por la banda que encabeza John Robb.

Publicado

el

Cuando en el año 2009 “My Bloody Valentine” se hizo cargo de la curaduría del festival All Tomorrow’s Parties, la banda de Kevin Shields no imaginó que dicho evento iba a convertirse en la llave para uno de los grandes (y más inesperados) regresos en los últimos años. En el cartel de aquel festival se incluyó a The Membranes, grupo al que la banda de Dublin supo telonear en sus inicios y que, de alguna manera, le devolvió aquella gentileza brindándole la posibilidad de un nuevo comienzo después de casi dos décadas sin pisar los escenarios.
La banda comandada por John Robb luego emprendió una gira por los principales festivales del mundo y en 2015 editó “Dark Matter/Dark Energy”, un disco muy celebrado tanto por el público como por la prensa. Profundizando el sonido post-punk característico de The Membranes, con composiciones y arreglos más elaborados, aquel álbum representó un renacer para un grupo que si bien tuvo grandes trabajos en su carrera ­–“The Gift of Life” y “Songs of Love and Fury” son dos claros ejemplos, siempre se mantuvo en los márgenes propios de una “banda de culto”.
Después de publicar en 2017 el compilado “Everyone’s Going Triple Bad Acid, Yeah!”, un álbum quíntuple que reúne todas sus canciones realizadas entre 1980 y 1993, The Membranes se despacha en este 2019 con “What Nature Gives… Nature Takes Away”, un disco doble aún más complejo en su composición y producción que el anterior, que se puede dividir en cuatro partes (Spring, Summer, Autumn y Winter) y tiene la participación protagónica del coro perteneciente a la BIMM (The British & Irish Modern Music Institute).

Esto se nota desde el comienzo con “A Strange Perfume”, una canción inspirada por el acercamiento con la empresa de perfumes y cosméticos Lush. John Robb diseñó una fragancia para la compañía y eso devino en el track inicial del disco, una suerte de marcha cabalgante soviética que contrapone los coros femeninos con la voz casi susurrada del bajista (un rasgo que se repite en varios pasajes del álbum).
Lo que sigue es el tema que da título al disco y que demarca el concepto general de la obra, una suerte de fascinación por las fuerzas de la naturaleza, tan bella como devastadora. “A Murder of Crows” es otro ejemplo de esta idea, una canción que abreva sobre la muerte, la inevitable finitud y el desinterés que puede tener la naturaleza con la vida humana. Una reflexión que Robb tuvo luego de observar a cuervos anidando en un árbol cercano al aeropuerto de Manchester.
Los títulos de las canciones anticipan perfectamente la temática que desarrollan, como en “The City is an Animal (nature is Its Slave)”, otro caso de hombre a merced de la naturaleza, o “The 21st Century is Killing Me”, tema en el que esta vez el hombre es el lobo del hombre y que comienza con el coro femenino para dar paso, luego de un golpe de gong, a las guitarras de Nick Brown y Peter Byrchmore, riffs que permiten imaginar sierras oxidadas y la esperanza del progreso industrial cayéndose a pedazos.
Las líneas de bajo de Robb zigzaguean entre la opresión de Joy Division y la tensión oscura de los primeros Bad Seeds. La transición abrupta entre “Deep in the Forest Where the Memories Linger” y “Black Is the Colour” está muy bien lograda, ya que se pasa del canto más sublime a un noise sucio, casi de garage, con la voz de Robb liberada de su jaula de susurros gracias a que el ritmo de la batería de Rob Haynes acelera un tiempo y acompaña a la épica de guitarras rockeras.

© Kasper Vogelzang Fotografie


Además de los coros de la BIMM, el disco también cuenta con otras participaciones destacadas. La inquietante “A Murmuration of Starlings on Blackpool Pier” comienza con el spoken word de la artista de folk Shirley Collins, así como el mantra de sonidos metálicos mezclados con graznidos de aves en Winter (The Beauty and Violence of Nature)” tiene la voz del naturalista y presentador de televisión Chris Packham. “The Magical and Mysterious Properties of Flowers” cuenta con la voz de Kirk Brandon y Demon Seed/Demon Flower” tiene de invitada a Jordan Mooney, ícono del punk inglés.
The Ghosts of Winter Stalk This Land” hace honor a su título, con pasajes de sonidos fantasmales, como si se tratara de una melódica procesada desde el más allá. El cierre del álbum es con “Pandoras Box”, tema que va en crescendo a medida que las cuerdas y los coros le dan dramatismo al panorama trágico que le depara a la humanidad. The Membranes nuevamente entrega una obra ambiciosa y arriesgada y le sale bien. Para John Robb editar un disco doble en 2019, basado en guitarras ruidosas y coros que se sitúan al frente de la canciones, sigue siendo lo más natural del mundo.
Puntuación: 8