Seguinos en

Entrevistas

Alex De la Iglesia en Argentina: “Sigo por el hecho de haberme equivocado mucho”

El realizador, productor, guionista y escritor, Alex De la Iglesia pasó por el país para promocionar El Bar, su última película, donde analiza el comportamiento de un grupo de personas ante una amenaza exterior.

Publicado

el

Foto: Paz Varales
El realizador, productor, guionista y escritor, Alex De la Iglesia, visitó el país para promocionar El Bar, su última película coproducida por Pampa Films, donde analiza el comportamiento de un grupo de personas ante una amenaza exterior. Antes de su estreno, Alex contó a la prensa detalles de su decimocuarta película y dio su punto de vista grotesco de la sociedad. Te contamos los momentos más destacados de una conferencia repleta de cine y humor.
 

Sobre la idea de la película 

Jorge Guerricaechevarría (guionista) y yo pensamos esta historia hace mucho tiempo pero no encontrábamos el motor del conflicto, una razón por la que los personajes se sintieran aterrorizados desde un punto de vista metafísico. Cuando en España vivimos la llegada de un enfermo de ébola, nos preguntamos qué diablos era esto. Voy a contar un caso concreto: tengo una amiga que es médica y trabajaba en el hospital donde estaba el famoso caso que infundió un miedo terrible a todos los españoles. Hablábamos de que no sabíamos manejar el correcto vestuario para no infectarnos, el hospital no tenía las condiciones necesarias para atender esa enfermedad y los médicos fueron muy competentes en esa ocasión. Mi amiga me contaba todo lo que sucedía y la gravedad del caso. En un momento nos íbamos a despedir y evité el saludo, entonces me cuestioné cómo era posible que fuera tan cobarde. Pensé para qué iba a darle un beso. Ahí concluí que había encontrado la película y que yo era un miedoso”.
alex-de-la-iglesia-01

La realidad como fuente de inspiración

Mi imagen de la realidad es muy diferente a la de la mayoría de las personas. Son los cómics, lo infantil, la filosofía idealista. El criterio de validación de la existencia de algo tiene que ver con el dolor que nos provoca”.
Humilde, como nadie, De la Iglesia reniega al ser consultado sobre su trabajo y la reflexión posible sobre la existencia humana: “Me parece muy pretencioso pensar que hay una indagación en mi obra. Es cierto que en mis películas se refleja una cierta angustia sobre cómo es la vida, pero yo creo que la tenemos todos. Lo que pasa es que quizá tengo la oportunidad de plasmarlo en mis films. De una manera preocupada por el entretenimiento y la diversión, intento preguntarme por qué mierda nos ha tocado todo esto”.
Mis personajes prefieren pensar que el mundo es un escaparate. Ellos están muy a gusto porque se encuentran en un bar y el enemigo está afuera, cuestión que es fantástica. Lo mismo que ocurre cuando ves una película o el noticiero, todo lo que pasa está más allá, en otro lado. La vida no es algo que ocurre delante mío, es algo que provoco yo y si cambio de vida, el espectáculo será diferente aunque no lo queramos reconocer, ni tengamos la valentía para hacerlo” dijo sobre la película protagonizada por Alejandro Awada, Blanca Suarez, Mario Casas y Carmen Machi, entre otros.
alex-de-la-iglesia-02

La admiración hacia Martin Scorsese

Martin es mi ídolo y es el mejor director de cine vivo. Sus maneras de contar historias son únicas y excepcionales. Lo que tiene de extraordinario su trabajo es que nos atrae por la potencia narrativa y el hecho de que ubica al espectador en un lugar moral donde no se siente a gusto. En principio no queremos estar del lado del malo, pero Scorsese nos obliga. De repente nos hace ver qué maravilloso es ser malo, qué increíble es ser una persona viciosa y demente como Leonardo DiCaprio en la gloriosa y espectacular El lobo de Wall Street, entonces disfrutamos del mal. Que Dios bendiga a Martin Scorsese por siempre, porque me hace sentir y conocer vidas que no he experimentado jamás, ni tendré el valor de hacerlo. Estás ahí metido, cuando la película acaba, te castiga y te dice “mirá a dónde te lleva todo esto”, te quedas en un pozo”.

El rodaje  y la dirección

Lo más bonito es jugar. Hay un momento en el que la labor como director se divide entre una historia de amor con los actores y un juego con uno mismo estableciendo piezas como si jugaras al Monopoly. Mover las fichas de las que te enamoraste en la partida es apasionante y divertido. Sobre todo porque, en un entorno tan cerrado, el movimiento esencial para que la película funcione será cada vez más complicado. Fue muy divertido esforzarnos para que la película saliera correctamente. Trabajé con el equipo de toda la vida, entendimos que en una película el que sabe más es el que reconoce los errores a tiempo. Son cosas que hay que admitir y aceptar”.
alex-de-la-iglesia-en-el-rodaje

Su pasión por el cine

“Sigo por el hecho de haberme equivocado mucho, por el fracaso. Me motiva el fracaso y la sensación de que no estoy en plena actividad. La primera película que uno hace es muy parecida al sexo. En la segunda pedís más tiempo para hacerlo bien. En la tercera decís ahora que sé, quiero disfrutar… ahí te equivocas. Pides perdón y pides la cuarta. Ahí entras en el bucle de decepción que es la vida misma: todo es decepcionante. Nada te convence y quieres seguir buscando algo que no decepcione”, concluyó en una conferencia relajada, amena y en la que se respiró cine y pasión.
El Bar de Alex De la Iglesia se estrena el jueves 8 de junio en Argentina.
[post_view]

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *