Seguinos en

Lecturas Obligadas

Space Oddity o Bowie ante la encrucijada del futuro

El 7 de noviembre de 1969, hace cincuenta años, el Duque Blanco lanzaba el disco Space Oddity, el primer gran hito de su carrera.

Publicado

el

A medida que culminaba la década del ’60, aquellas condiciones que la habían caracterizado comenzaban vertiginosamente a transformarse en todo el mundo. La revolución, concebida como un cambio social empujado pacíficamente por jóvenes de todo el mundo, se desgranaba al calor de las fricciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética en el marco de la Guerra Fría, que todos los días dejaba inocentes muertos en Vietnam y muchos otros lugares del Tercer Mundo.
Las organizaciones guerrilleras y los movimientos de liberación nacional comenzaron a darle mayor protagonismo a la vía armada como forma de alcanzar el poder, vedado de forma autoritaria por las élites. En Europa, el mercado comenzaba lentamente a avanzar sobre los derechos sociales y laborales de la mano de las fuerzas conservadoras.

En ese contexto, la percepción acerca del futuro comenzó a teñirse de un decadentismo que fue el color fundamental de los años por venir. Por supuesto, el desarrollo del campo del rock, que ya ocupaba un lugar central en la cultura juvenil, no estuvo ajena a ese fenómeno. Una vez que the Beatles habían habilitado la experimentación psicodélica como el camino primordial que las composiciones de rock debían necesariamente transitar, los artistas comenzaron a incorporar crecientemente la tecnología. De tal manera, el uso de instrumentos novedosos como sintetizadores y teclados, le dieron contenido a una manifestación estética acerca de un clima de época atravesado por la recesión económica y la incertidumbre sobre el futuro.
La entrada del hombre al espacio exterior ya proporcionaba un amplio abanico de temas para las canciones de rock and roll rythm & blues desde mediados de los ‘50. Pero a partir de entonces, la carrera espacial entre las superpotencias también inspiró nuevos sonidos y efectos. Muchos artistas rotulados por el periodismo especializado dentro de la escena “space rock” surgieron de la escena de la psicodelia de finales de los ‘60 en Gran Bretaña, y estuvieron estrechamente ligados con el movimiento progresivo del rock que hegemonizó la escena durante la primera mitad de los ’70. Entre todos ellos, ya despuntaba un joven David Bowie.

El título y la temática de “Space Oddity” estuvieron inspirados en la célebre obra del director de cine Stanley Kubrick, 2001: A Space Odyssey. Efectivamente, un universo de posibilidades y conjeturas se abrieron a partir de la llegada de hombre a la luna (y su televisación masiva), inundando la imaginación de muchos artistas de diverso pelaje. Sin embargo, algunos críticos interpretaron específicamente la canción que lleva el mismo nombre como una metáfora sobre el consumo de heroína; otro de los elementos que los artistas comenzaron a conjugar en sus creaciones. Si se mira desde esas y tantas otras perspectivas, no caben dudas de que la obra de Bowie plasma todas esas sensaciones de época acerca de un futuro cargado de espacio exterior.
Ante los agobios y las calamidades en los que la humanidad se sumergía cada vez más profundamente hasta el ahogo, las posibilidades de futuro que se presagiaron de manera optimista durante la década del ’60 resultaban cada vez más insípidas y menos factibles para la sociedad en general y para los jóvenes en particular. De tal manera, las perspectivas de futuro debieron posarse necesariamente, ya no hacia “adelante” sino hacia “afuera”; de forma pendular, las inquietudes iban desde la decadencia económica y social que se avecinaba hasta la chispa de esperanza que brotaba desde el espacio exterior. Space Oddity tuvo la virtud de haber contenido exitosamente una parte importante de ese caudal de elementos, expresarlos como ningún otro artista hubiera podido, y preservarlos en buen estado hasta nuestros días.