Seguinos en

Especiales

La redención de Liam Gallagher

El ex Oasis volvió con un segundo disco y su primer MTV Unplugged

Publicado

el

Ya pasaron 10 años de ese 28 de agosto de 2009, en el que todo acabo para Oasis y sus fans. Si bien solo quedaron grandes discos y recitales en video, la esperanza de una reunión nunca se pierde. Para nuestra suerte, los Gallagher no abandonaron a su público y comenzaron sus respectivas carreras solistas. Por lo que aun se puede escuchar material nuevo de los hermanos. Pero es quizás Liam Gallagher quien más tuvo que crecer para llegar donde está actualmente, y poder mantener viva la esencia de Oasis.

Esta claro que la imagen del hermano menor oriundo de Manchester nunca fue la mejor. Los 90’s fueron la época mas importante para Oasis, siendo esta una de las mejores bandas existentes para ese momento. Es probablemente Knebworth el recital que lo comprueba ya que se considera uno de los conciertos de rock más grandes en la historia. Este convocó aproximadamente a 250 mil personas cada día.

Podría decirse entonces que al Liam de 22 años la fama de ser un “Rock & roll star” se le había subido a la cabeza. El alcohol, las drogas y las recurrentes peleas con la prensa y otras bandas, comenzaron a debilitar a la banda poco a poco. Pero mas que nada, la relación de los hermanos. Noel tuvo que soportar una gran cantidad de discusiones y arrebatos de su hermano menor, como que no quisiera cantar o aparecer alcoholizado en sus presentaciones. Fue entonces cuando dijo basta y Liam se dio cuenta de lo que estaba perdiendo.
Desde 2009, el menor de los Gallagher se propuso seguir adelante con lo único que lo hacia feliz: la música. Ese mismo año, con los integrantes restantes de la banda, formó Beady Eye. Lanzaron dos discos, “Different Gear, Still Speeding” y “BE”. No obtuvo el éxito que esperaban y en 2014, se separaron. En este momento fue cuando cayó una depresión y decidió alejarse del mundo de la música hasta volver a sentirse preparado. Aunque sostenía no querer comenzar una carrera solista, este parecía haber madurado (gracias a la ayuda de su novia Debbie), mientras el amor por la música lo llamaba a volver a las canchas. En 2017, tres años después, lanzo “As You Were” y confirmó una gira mundial que llegaría a nuestro país en 2018. Su disco debut fue certificado como disco platino en el Reino Unido, con más de 100 mil ventas en la primera semana de lanzamiento, lo que motivó a Liam a seguir superándose.

En su película – documental, “As It Was” (dirigida por Charlie Lightening) se lo puede ver en su gira como una persona totalmente distinta. Un Liam limpio, que hace ejercicio y, lo mas importante, cuida su voz luego de, por su forma de cantar, haber tenido varios problemas a lo largo de su gira. Algo que es importante destacar, a partir de esto, es justamente lo notorio de su esfuerzo. Se lo ve positivo y agradecido a su público, con ganas de seguir creciendo y siempre queriendo vivir para siempre. En fin: un Liam maduro.
Su último disco, “Why me? Why not” demuestra su eterno amor por The Beatles y el queridísimo John Lennon. Es posible encontrar, como siempre sucedió, reminiscencias a las melodías de Lennon y George Harrison en baladas como “Meadow” y “Once”. Pero son quizás “Now That I found You”, la canción dedicada a su hija Molly y “One of Us”, para Noel, las que más nos hacen llorar. Por último, con “Be Still”, demuestra que mientras él viva, el rock británico no va a morir. En solo una semana la obra se posiciono en el primer puesto de los charts de Reino Unido.

Para demostrar que el Liam de los 90 está de vuelta, pero en versión mejorada, el pasado 27 de septiembre, presentó su tan esperando MTV Unplugged. Este fue simplemente lo que el denominaría como, “biblical”. En escena, además de su banda, podemos ver una gran cantidad de violines y coristas que complementaron a la perfección cada canción. El setlist contó con 15 canciones, de las cuales la mitad eran de sus discos solistas, y la otra parte de Oasis. Estas últimas contaron con la participación del ex Oasis, Paul Arthurs, “Bonehead”, por lo que fue difícil no emocionarse. El set termina con “Champagne Supernova”, su voz, casi intacta y una serie de tomas suyas que lo hacen ver “supersónico”. Con el Hull City Hall completo coreando cada canción como el mismísimo himno de Inglaterra, Liam Gallagher demostró que todo esfuerzo vale la pena, y que hay rock and roll para rato.

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *