Seguinos en

Especiales

Bussinger en The Selector Pro: ¿para qué sirve la big data en la industria musical?

El director de digitales de Warp Records explicó en su charla, a través de diferentes métricas, cómo el sello utiliza la información de los servicios digitales para llevar a cabo sus campañas de marketing online.

Publicado

el

The Selector Pro, el evento organizado por el British Council y 432 Hertzios que se realizó el último fin de semana, contó en su segunda jornada con la conferencia “Warp Records: Big data a la vanguardia de la música electrónica”, brindada por Grant Bussinger, director del departamento de Digital del sello que edita artistas como Aphex Twin, Brian Eno, Flying Lotus, Yves Tumor y Oneohtrix Point Never. A través de diferentes métricas proyectadas en pantalla, Bussinger fue explicando cómo Warp Records utiliza la información de los servicios digitales para llevar a cabo sus campañas de marketing online.

Warp Records en Argentina
Luego de dar cuenta de la gran cantidad de datos que maneja el sello inglés, el cual está celebrando 30 años de existencia, Bussinger hizo hincapié en algunas cifras de consumo en Argentina. “¡Ustedes nos adoran!”, dijo luego de demostrar que a lo largo de un mes el sello tuvo en Argentina más de 4 millones de reproducciones entre todos los artistas de su catálogo. Buenos Aires se destaca –por mucho y como era de esperarse– como la provincia con más streams del país, y Aphex Twin como el músico más escuchado de Warp Records en Argentina. Pero curiosamente en Córdoba, la segunda provincia con más reproducciones, la lista es encabezada por Nightmares on Wax.
A través del análisis de las diferentes plataformas de streaming también se puede determinar que los argentinos usan en su mayoría Spotify y YouTube, dejando de lado otros servicios como Deezer y Apple Music. Por lo tanto, sellos como Warp Records buscarán asegurarse que sus artistas estén en las dos principales plataformas utilizadas en el país. Este tipo de datos, afirmó el gerente inglés, son los que se interpretan y permiten ir más allá de la superficie para desarrollar estrategias digitales destinadas a cada artista y audiencia en particular.
Diferencia entre normal data y big data
“Nosotros también trabajamos con normal data, es decir, aquella información que podés utilizar en tu Excel, datos financieros y muy pequeños que nos permiten armar reportes, que ayudan a los managers, gerentes y a los artistas en sus proyectos, pero a mí lo que más me interesa es trabajar con la big data”, dijo Bussinger.
Se trata de miles de millones de datos que permiten conocer a la audiencia. Información a nivel eventos: “cada vez que una persona reproduce una de nuestras canciones en algún lugar del mundo, nos enteramos. Nos encanta saber, por ejemplo, que cuando llueve la gente escucha algún artista en particular”. Además de las cientos de millones de planillas de Excel con información de Spotify, Apple, YouTube, Google y Pandora, servicios digitales como BigQuery o Power BI, que permiten analizar petabytes de datos, son algunas de las herramientas que el gerente y su equipo utiliza diariamente.
Conocer a la audiencia para mejorar las inversiones
Bussinger planteó tres preguntas importantes: ¿A alguien le importa todos estos datos? ¿Por qué importan? ¿Y qué significan?. “Esto tiene importancia porque uno quiere saber cuál es su audiencia y cuál es su contexto para poder planificar mejor y tomar mejores decisiones. Queremos saber todo esto para comprender cuál es la mejor manera de provocar un buen impacto en las audiencias. Por ejemplo, algunas playlists funcionan mejor con algunas audiencias que con otras, y es por ello que queremos encontrar las más adecuadas. Queremos entender quién interactúa con nuestra música. ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Por qué escucha determinada canción? ¿Qué es lo que hace que un fan de !!! sea diferente de un fan de Aphex Twin? ¿Por qué a la gente de Córdoba le gusta más Nightmares on Wax que a la gente de Buenos Aires? Cuando nosotros averiguamos esas cosas es cuando podemos realizar mejores inversiones”, expresó.
El dato como declaración creativa y política
Pero no sólo se utilizan los datos para determinar decisiones de inversión y conocer a la audiencia, sino también como declaración creativa y política. Bussinger dio el ejemplo del disco “Syro”, de Aphex Twin, con un concepto basado en la transparencia. El artwork de esa obra contiene los datos de producción y coste, y los videos oficiales subidos a YouTube muestran la información de las reproducciones por parte de los fans en dicha plataforma. Es decir, el dato forma parte del arte.
Ejemplos concretos
Bussinger brindó dos ejemplos de la utilización de big data en Warp Records. A Battles, el dúo neoyorquino conformado por Ian Williams y John Stanier, le estaba yendo más o menos bien en Argentina, pero “en cuanto anunciamos su visita al país, sus números de reproducciones se dispararon – dijo el estratega digital – Esto le permite al artista darse cuenta de que su trabajo está teniendo un efecto y que en los lugares que visita tiene seguidores”. También aclaró: “nuestros artistas generalmente se interesan en los números, aunque también hay muchos que no y pueden ser apáticos. Y eso es normal”.
El caso de Kelela también es interesante, ya que según él: “ella tenía una base de fans enorme antes de empezar a trabajar con nosotros y al principio no sabíamos muy bien qué valor teníamos para aportarle como sello. Ella estuvo de gira en los países nórdicos y logramos rastrear nuevos fans. Fue interesante ver los datos hora por hora, ya que en ciudades como Estocolmo sus streams se caían porque los fans estaban en la audiencia, viéndola en vivo. Pero luego nos dimos cuenta de que estaban surgiendo nuevos seguidores allí y nos dedicamos a ellos con Facebook ads para incorporarlos a su público”.

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *