Seguinos en

Libros

“Por qué escuchamos a Led Zeppelin”

Reflexiones y digresiones sobre las razones de escuchar la canción que sigue siendo la misma en el libro de Luis Sagasti (Gourmet musical, 2019).

Publicado

el

 Por qué escuchamos es una colección que busca ahondar en los motivos por los que algunos artistas – de diversos géneros, orígenes y épocas- se vuelven esenciales, indiscutibles, verdaderamente únicos, más allá de los caprichos y vaivenes del mercado musical. En este caso, el escritor Luis Sagasti examina la obra de Led Zeppelin situando variados parámetros que van desde vivencias personales como el ritual colectivo de ver una película en su juventud; hasta el entrecruzamiento de artes trayendo elementos de análisis de otras ramas como, por ejemplo, lo pictórico con Henri Matisse.
Unas de las respuestas principales a la pregunta de tapa es quizás la más obvia: Escuchamos a Led Zeppelin por la solidez y coherencia de su obra. En este ensayo se ubica al núcleo que va desde el primer disco homónimo de 1969 hasta el doble Physical Graffiti (1975), como el período de madurez creativa que todo gran artista transita para alcanzar la trascendencia. En la homologación, el autor acerca otros ejemplos de adultez compositiva provenientes de otros mundos artísticos: Como Borges con el trayecto que va de Historia Universal de la Infamia (1935) hasta El Aleph (1949), Pink Floyd desde The Dark Side of the Moon hasta The Wall, o Los Beatles principalmente de Rubber Soul hasta Abbey Road.

También ubica en tiempo y espacio al Zeppelin primigenio que en épocas fundacionales tenía dos opciones claras para elegir el rumbo musical: o tomaba los senderos de lo experimental que desembocarían en el rock progresivo y/o sinfónico; o reforzaba los lazos fundamentales del blues y el rock and roll para, a partir de ahí, crear nueva obra. La banda inglesa optó por este último camino y se ancló en el refuerzo de lo primitivo con el riff como piedra de toque. Lejos de minimizar ese gesto, se enfatiza que el hecho de crear canciones a partir de riffs presupone a priori un campo de acción acotado; pero se realza aquí que Led Zeppelin tuvo la inteligencia de no caer en la redundancia como otros ejemplos contemporáneos.
Es muy enriquecedor que el escritor apele también a analizar la música de Zeppelin utilizando lenguajes de otras artes que disten de los elementos que contiene el estudio musical propiamente dicho. Ya sea porque no se reconozca especialista en musicología, o porque quiera aportar materiales nuevos, utilizar ese recurso aporta nuevas miradas que nutren el análisis de las canciones de Plant, Page y compañía. Por ejemplo: Como si fueran una pintura de Matisse y su trabajo de difuminación con el color, entre sus páginas se buscan equivalencias en el gesto de cómo en muchas canciones de Zeppelin figura y fondo se entremezclan.
En definitiva, un libro muy interesante con varias observaciones sobre una banda fundamental de la historia del rock en general, pero también muy importante para la historia y la cultura rock argentina. Las herramientas diversas y particulares que Sagasti utiliza vienen a asentar nutridos elementos apreciativos para responder a la pregunta global de “¿Por qué escuchamos a Led Zeppelin?”; pero fundamentalmente a la pregunta local de: ¿Por qué los escuchamos desde este sur del mundo? Las páginas de este libro desentrañan algunas respuestas.
Podés escuchar la playlist haciendo click acá.