Seguinos en

Especiales

LORDE: DE LA HEROÍNA AL MELODRAMA

A dos meses de su segundo recital en la Argentina, repasamos la breve pero impactante carrera de la artista neozelandesa

Publicado

el

El año pasado, y tras tres años de relativo silencio, Lorde lanzó “Melodrama”, su segundo álbum de estudio. El disco mostró una faceta distinta de la joven artista que, con tan solo dieciséis años, había lanzado el EP “The Love Club”, en 2012, para luego alcanzar el estrellato internacional con “Pure Heroine” (2013), un disco que cambió el panorama de la música pop y marcó una serie de nuevas tendencias que hoy son parte del mainstream del genero, como la producción mínima, la incorporación de influencias chillwave y electropop y el retorno de la lírica a un tipo de música que hace tiempo se había decantado por el énfasis en el espectáculo y la sobre-producción.
Con “Royals”, Lorde se convirtió en la artista más joven en casi treinta años en llegar al top del ranking Billboard Hot 10 en Estados Unidos, mientras que “Team”, “Tennis Court”, “Buzzcut Season”, “Glory and Gore” y “A World Alone” completaron la plétora de clásicos instantáneos de su primer LP. Así fue como la muy joven neozelandesa logró convertirse en un extraño caso, siendo posiblemente la única artista que recibe adulaciones de músicos tan diversos como Rihanna, Miley Cyrus, Bruce Springsteen, David Bowie y Dave Grohl (así como atípicos covers de Jack White y Krist Novoselic). Mientras que Bowie la señaló como “el futuro de la música”, Grohl la consideró una “revolución” y una representante de la “estética Nirvana”. En toda una declaración de principios, la joven rechazó la oportunidad de sumarse como telonera en la gira de Katy Perry, comenzando su carrera en el show business de las estrellas pop sin tener intenciones de seguir el manual de uso típico.

El primer disco de Lorde puso su foco en criticar a la “fama” (al mismo tiempo que refleja un fuerte miedo a perderse en ella), describir la aburrida existencia suburbana adolescente (así como elogiar a los jóvenes invisibles de la historia en “Team”) y la ridícula vida moderna y su morbo por la violencia. Simbólicamente, el longplay comienza con la icónica frase “Don’t you think that its boring how people talk?” (“¿No crees que es aburrido como habla la gente?”) para finalizar con la expresión “Let ‘em talk” (“Déjalos hablar”). A estas dos declaraciones se le suman todo tipo de expresiones contundentes en las que Lorde hace gala de una diversa serie de influencias musicales, que ella misma ha reconocido, como Patti Smith, Annie Lennox, Lana Del Rey, Grace Jones, Thom Yorke, Leonard Cohen, Robyn, Nicki Minaj, Lady Gaga y Arcade Fire, entre otros.
Los siguientes años al lanzamiento de “Pure Heroine” fueron de menor actividad. Durante el 2014 continuó su tour internacional y supervisó la composición del soundtrack de “The Hunger Games – Mockingjay, Part 1”, para el que contribuyó con la canción “Yellow Flicker Beat” (previamente había realizado un cover de “Everybody Wants To Rule The World” de Tears For Fears para la anterior entrega de la saga). En el 2015 colaboró con el dúo electrónico ingles Disclosure en la canción “Magnets”, en la que los británicos destacaron la “humildad” de la artista durante sus presencias en el estudio, en las que aparecía “sin managers ni guardaespaldas”, lo que era considerado extravagante. En febrero del año siguiente, Lorde realizó un emotivo homenaje a David Bowie, cantando “Life on Mars” casi sin poder contener las lágrimas. Pocos meses después, anunció la inminente llegada de su segundo disco.

Los tres años posteriores a la salida del primer longplay estuvieron marcados por la relación de la cantante con James Lowe, un joven con quien rompió abruptamente en el 2015, lo cual afectó profundamente la composición de “Melodrama”. En palabras de Lorde, el disco no es un “breakup album” sino un récord sobre la soledad, tanto sus “partes malas” como las “buenas”. Lo cierto es que el nuevo disco, lanzado en junio del 2017, rompió con la producción minimalista del primer LP, incorporando pianos, bongos, saxofones y trompetas, además de sonidos electrónicos “maximalistas”.
Las canciones del nuevo disco fueron compuestas siguiendo un principio de sinestesia, en el que Lorde las asociaba con colores específicos en una cartelera que había montado en el estudio de grabación. La lírica fue acompañada por la producción de Jack Antonoff, quien está detrás de buena parte del “sonido Lorde” (aunque la artista ha expresado que quiere que su futuro tercer disco sea una composición completamente de ella).
Además de los exitosos singles “Green Light” (inspirada en música de Florence and the Machine y The National), “Homemade Dynamite” (en la que Lorde experimenta con el rap) y “Perfect Places” (posiblemente el tema más cercano al sonido de Pure Heroine), el disco cuenta, entre sus puntos altos, a las dos remarcables baladas en piano (“Liability” y “Writer in the Dark”, ambas en mi opinión serias contendientes a lo mejor que se lanzó en el 2017), la épica en dos partes “Sober” y “The Louvre”, una canción que, según Lorde, pudo haber sido un “single fácil” pero decidió convertir en un tema con un “anti-estribillo”, inspirada en las estructuras líricas del álbum “Blonde” de Frank Ocean.

Las temáticas del disco, que podría funcionar perfectamente como álbum conceptual, encuentran asidero en el cuento “There Will Come Soft Rains” de Ray Bradbury (“Vendrán Lluvias Suaves”, incluido en “Crónicas Marcianas”), según contó la autora a la revista NME, haciendo que el escritor norteamericano de ciencia ficción se una a la larga lista de escritores que han inspirado la lírica de Lorde, entre los que se incluyen: Raymond Carver, Kurt Vonnegut, Roland Barthes, Suzanne Collins, Roald Dahl, Tobias Wolff, Janet Frame, James Baldwin, J. D. Salinger, T. S. Elliot, Walt Whitman, Sylvia Plath, y otros.
El longplay de once canciones fue un éxito comercial y pasó a ser considerado entre lo mejor del 2017, convirtiéndose en la excusa perfecta para que Lorde visite Argentina por segunda vez en el marco del Personal Fest 2018. Luego de una primera presentación un tanto fallida en el Lollapalooza 2014, en la que su show coincidió en horarios con la mucho más multitudinaria presentación de Imagine Dragons, Lorde se presentará como una artista consolidada el 11 de noviembre en el Club Ciudad.
Mientras tanto, una recomendación: esperarla escuchando las semi-acústicas “VEVO Sessions” que publicó en su canal de YouTube en agosto del año pasado.

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *