Seguinos en

Discos

HELP US STRANGER: la vuelta de los Raconteurs

The Raconteurs regresa tras una década con un disco que balancea nostalgia y reinvención.

Publicado

el

La diversidad de proyectos en los que se ha involucrado Jack White ha creado un clivaje inevitable entre sus fans: en su trayectoria post-White Stripes, están quienes prefieren el sonido más “clásico” de The Raconteurs y quienes apoyan las desviaciones de The Dead Weather, sus colaboraciones (¡con Beck y Beyoncé!) y los discos solistas. “Help Us Stranger”, la excusa para reunir a la superbanda formada por White, Brendan Benson, Jack Lawrence y Patrick Keeler, es un disco que seguramente va a contentar a los miembros del primer grupo, pero no tiene por qué disgustar a los que prefieren el lado más disruptivo de Jack.

Sin demasiadas explicaciones, luego de que Jack nombrase que había compuesto una canción para el grupo durante una entrevista el año pasado, los Raconteurs anunciaron su regreso a fines del 2019 con una edición Deluxe de su segundo disco (“Consolers of the Lonely”, 2008) y dos singles. Medio año después, y con varios singles mas de por medio, presentan su tercer LP, promocionado con precisión por los miembros de la banda como un “disco de rock n roll”, lo cual es innegable y va de la mano con la faceta de Jack White que mas han presentado los medios estas últimas semanas: la del hombre que no tiene un celular y sueña con un mundo de vinilos y grabaciones analógicas.

Y hay que decir la verdad, como todos los buenos discos de antaño el todo de “Help Us Stranger” es muy superior a las partes. Los temas que habían sido adelantados antes de la salida del álbum apenas mostraban la faceta más extraña del grupo, que se había expuesto en su segundo trabajo, y retomaban las dimensiones rock pop del primer disco (“Broken Boy Soldiers”, 2006), especialmente con la canción casi homónima “Help Me Stranger”, que por momento casi suena deudora de Stereophonics. “Sunday Driver” mostraba retazos de “Steady As She Goes”, “Bored and Razed” reciclaba la estructura de “Consolers of the Lonely” pero con un formato menos temerario y “Now That You’re Gone” (para mi la mejor de los temas adelantados) tenía un aire a “Many Shades of Black”.

Resultado de imagen para raconteurs help us stranger

Pero, una vez que empieza el nuevo disco de los Saboteurs (por motivos legales, este es el nombre que portan en Australia) la sensación es completamente distinta. Por empezar, incluso los temas adelantados suenan mejor: “Sunday Driver” y “Now That You’re Gone” cuentan con mezclas sutilmente más interesantes (la segunda se deshace del fade out). Con “Don’t Bother Me”, el primer “tema nuevo” del disco, recuerdan al Jack White extravagante de “Boarding House Reach” o “Blues On Two Trees”, aunque con una impronta Brendan Benson más que reconocible y preparan la atmosfera general del trabajo: la de un balance entre las inquietudes cada vez más caóticas de White y la composición más serena de Benson.

El quinto de los Raconteurs, Dean Fertita (Queens of the Stone Age), a quien con un poco de suerte tendremos en el recital del 12 de noviembre en el Gran Rex, hace sentir sus teclados especialmente en la balada semiacústica “Only Child”, que compite con la balada bluesera “Sometimes (I Don’t Feel Like Trying)” por ser el momento más Led Zeppelin del disco. Por su parte, “Shine A Light On Me” trae un piano que parece extraído de “Get Behind Me Satan” pero por un momento permite, con los arreglos corales, imaginar cómo sería Jack White haciendo arena rock.

El disco incluye un inesperado cover de Donovan (“Hey Gip (Dig The Slowness)”) que reimagina completamente la canción y la dota con la excelente batería de Patrick Keeler al mismo tiempo que añade cierta melancolía sesentosa con tintes de british invasion, una faceta de Raconteurs que parece siempre crepitar detrás de cada tema. Estas influencias inglesas parecen aun más confirmadas con el intervalo pseudo-Beatle de la siguiente canción del disco (“Sunday Driver”). Por si no quedaban dudas, todo este nuevo trabajo confirma que The Raconteurs es el proyecto del muy americano Jack White que más mira hacia el otro lado del Atlántico.

Resultado de imagen para raconteurs help us stranger

Live A Lie” y “What’s Yours Is Mine” componen el momento más garage rock del disco, siendo casi una versión complejizada y mucho más prolija de los temas que hacía Jack White cuando apenas era John Willis de la banda Two-Star Tabernacle (de paso, si les interesa el Jack White primitivo, es más que recomendable la banda Goober & The Peas, telonera de Nick Cave y Bob Dylan entre otros, de la que White participó brevemente como baterista cuando era muy joven). Por su parte, el final con “Thoughts and Prayers” retoma las inquietudes musicales de “Carolina Drama” (el final del segundo disco), abandonando al country formal para ingresar en el bluegrass (aunque con teclados) y creando una composición por capas que lamentablemente parece destinada a no ser ejecutada en vivo, salvo por alguna presentación especial en Norteamérica.

Como punto final, es importante destacar algo que creo no se señala lo suficiente: uno de los elementos fuertes de Raconteurs como oferta en el campo “rock con guitarras en el siglo XXI” (un submundo cada vez menos apreciado por la crítica y el público) se encuentra en su uso de dos voces masculinas diferenciadas, actividad a la que los rockeros de las últimas décadas han sido poco adeptos. En el caso de este disco, se incorpora una tercera voz, al dársele lugar también a Jack Lawrence, que canta al principio de “Help Me Stranger” y, si no me equivoco, protagoniza la coda de “Somedays”.

Al igual que el último disco de The Dead Weather, “Help Us Stranger” suena por momentos como un conjunto de temas grabados en distintos momentos por una banda que no esta muy segura de qué quiere hacer. Es un disco inquieto, aunque mucho menos arriesgado que las últimas excursiones del Jack White solista, y lleno de clichés de música del siglo pasado (aunque lejano del pastiche gratuito de otras bandas con guitarras).

El longplay encuentra a los Raconteurs con ganas de ser más análogos que nunca, moviéndose a través las influencias del blues y el folk que se veían en los primeros trabajos de White, pero al mismo tiempo siendo deudores de los elementos más experimentales que Jack White presentó el año pasado.

Help Us Stranger” es rock n roll para los nostálgicos. Y para los que fingen solo interesarse por el futuro, también.

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *