Seguinos en

Especiales

Camden Town, un paseo trendy por Londres

Publicado

el

El barrio donde se gestó parte del Brit Pop, se radicó Morrissey en su convivencia amorosa y Amy Winehouse encontró la muerte, es un lugar de culto rockero por excelencia. Agendá esta data si visitas la capital de Inglaterra. 

Por Erika Kozdera, desde Londres, UK.

Haciendo epicentro en la capital inglesa, como en toda ciudad del mundo, las posibilidades turísticas dependen de los gustos del consumidor. Es claro que si de shopping se trata, Oxford Circus es el punto. Pero si lo que se busca es paseo exótico punk-rock, alternativo y gótico, con mezcla de sabores, Camden Town es el lugar.
Sé que suena a algo que no está muy bien definido, y eso es lo que le da magia al mercadillo londinense. Y es un Mercado, con todas las letras: tiene tiendas de todo tipo, que venden desde ropa y accesorios hasta puestos de comida de todas partes del mundo, dentro de una especie de callejón llamado Camden Locke, donde podes pedir tu potecito para llevar por el camino y deleitarte con inesperadas mezclas. Mercado también porque la variedad no reside sólo en lo que se puede comprar, sino también en lo que se puede ver. Personajes de todo tipo, vestimentas y colores de pelo de los que se te ocurran; y tatuajes, muchos tatuajes. No pasear por Camden si no te gustan los tatuajes.

Es que la zona se precia de ser punk-rock, y lo es. Los pubs alrededor son la muestra de ello. Una vez que comiste y está empezando a oscurecer, hay que elegir bar y las opciones son variadas. Hay tres lugares ineludibles para quien se precie de ser un melómano brit:
The God Mixer, ubicado en el corazón de Camden a pocos metros de la estación del subte. Y lo que te tiene que llevar al lugar es que si el pop-rock británico vendió su alma para ser dueño y señor de los ‘90s, lo hizo en alguna de las mesas de este bar. Estructuralmente, su particularidad es que tiene forma de U, con la barra en el medio. Cuadros alusivos y ambiente de típico pub británico. Eso se nota cuando se siente el olor a Londres: madera añeja con dejos de cerveza.
camden5
The Hawley Arms, o “El bar de la Amy”, como le decimos con mis amigos. Rock sonando en todas sus etapas y colores. Tres pisos de comodidad, aunque sólo conozco dos: al tercero se entra sólo con clave (lo que hay ahí no es difícil de imaginar, pero no lo puedo confirmar). En los primeros dos podes encontrar mucho estereotipo rockstar. Caballeros en chaleco y sin remera mostrando sus cadenas, con sombreros raros y cuero, mucho cuero. Pelos Liam wanna be, bandoleras, anteojos que pensé no se usaban más que para los escenarios. Y las niñas no se quedan atrás, con sus rodetes, minis y borcegos; muñequeras y maquillaje, en el que nunca faltan los labios rojo Ruby Woo (es el que usa el gran Robert Smith, por si no sabían).
camden4
A la una y media de la mañana se acaba el show, ya que una de las particularidades de Londres es que los pubs cierran así de temprano. Pero estamos en Camden, y si caminamos unas cuadras, alguno que esté abierto hasta las tres podemos encontrar.
El que seguro va a estar abierto hasta las dos y un poquito más, es The Cuban. Puede pasar que después de estar lejos de tierras latinas por mucho tiempo uno extrañe su sabor, y le den ganas de mover un poco las cachas. Está dentro del Mercado y al entrar sabrán qué esperar, ya que la primer imagen que te va a llamar la atención va a ser un cuadro del Che Guevara.
Un bonus de Camden Town son las fiestas Buttoned Disco que se hacen mensualmente en el Koko (conocido por nativos como el Camden Palladium). El lugar tiene mucha historia, es un clásico y estas fiestas indie lo potencian. Arquitectura de teatro, con balcones en círculo que dan a la pista principal. Pantalla gigante, hipsters, tres Djs que van rotando para hacer las variantes musicales y mucho glamour. Es gratis hasta las 22hs y está abierto hasta las 3am. Completísimo.
camden3
Así que ya sabes: si vas a Londres, Camden es sin dudas una visita de rigor. Pero más allá de los lugares que se citan como ejemplos, es un lugar obligado de conocer porque el que viene a la capital inglesa por la ilusión cultural que se le montó en los ‘90s, va a hacer realidad fácilmente todos los clichés. Y eso ya es bastante para un simple paseo.

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *