Seguinos en

Lecturas Obligadas

Las principales corrientes de la música popular que sustentaron a la cultura rock II: La música surf

De las playas de California para el mundo.

Publicado

el

Vinculada a la cultura surf del sur de California, la surf music gozó de gran popularidad entre 1961 y 1966. Rápidamente, a través de la diseminación de su característico sonido, se convirtió en una influencia central para la cultura rock que se gestó en aquellos años. A continuación, la segunda parte de nuestro repaso.
El sonido surf comenzó a delinearse en las fiestas de playa que se celebraban a lo largo de la costa del pacífico estadounidense a comienzos de los años ‘60. Los críticos suelen distinguir dos vertientes: una instrumental, cuyas bandas estaban compuestas fundamentalmente por guitarra eléctrica y saxofón -entre los más destacados se encuentran Dick Dale & his Del-Tones– y otra vocal -también conocida como surf pop- que incluye baladas y música dance, a menudo con armonías poderosas que son asociadas con los Beach Boys. De cualquier modo, muchas de estas bandas han recorrido ambos “estilos”, motivo por el cual la surf music es considerada como un “género” con diversas variedades estilísticas que dependen de la propia idiosincrasia y geografía del lugar de origen.
En sus letras, generalmente se hacía referencia al argot y las actividades de los surfers. El sonido, por su parte, estuvo dominado por guitarras eléctricas que se caracterizaban por el uso extensivo del wet spring reverb que se incorporó en los amplificadores Fender en 1961, a través del cual se buscaba emular el sonido de las olas. En ese sentido, no es menor la cuestión instrumental, que dotó de un sonido único y particular a la surf music: las bandas fueron pioneras en la adopción del precission bass de Fender; las guitarras, a su vez, patrocinaron el uso de la palanca de vibrato para modular el tono de las notas a la baja, al tiempo que hacía gala de los efectos electrónicos del trémolo y de la técnica de picking. Algunos artistas hasta incorporaron saxo barítono o piano eléctrico.

En 1962, se desató la locura con éxitos como “Misirlou” y “Let’s go trippin’” de Dick Dale & his Del-Tones, quienes desarrollaron una tendencia caracterizada por la adopción de un reverb de influencia mexicana que le proporcionaba a la guitarra un sonido húmedo. Junto con la técnica del picking a gran velocidad, la impronta característica y alternativa al género quedaba establecida y comenzó a ser revisitada por muchos artistas. En ese sentido, a mediados de ese mismo año, los Beach Boys alcanzaron su primera lista de éxitos con su disco debut, Surfin Safari. Sin embargo, fue al año siguiente, en medio de la fiebre por la surf music que los Beach Boys consagraron su clásico “Surfin’ USA”.

A pesar de la parsimonia de la industria discográfica que comenzaba a gestarse en la Costa Este, muchos sellos como Capitol, Liberty e Imperial finalmente respondieron al creciente éxito de la surf music. A partir de allí, comenzaron a conformarse una gran cantidad de bandas en el sur de California que le dieron forma a la escena. De tal manera, el Randezous Ballroom apuntaló la escena a través de la organización de una gran cantidad de recitales, siendo anfitrión de bandas como The Bell-Airs, The Challengers, Eddie and the Showmen, entre otros. La creciente popularidad de la surf music condujo a otros conjuntos provenientes de zonas geográficas diferentes a probar suerte: tales fueron, por ejemplo, The Astronauts (de Boulder, Colorado), o The Trashmen (Minneápolis, Minnesota), quienes se hicieron famosos por su clásico “Surfin’ Bird” que, décadas más tardes, fue reversionada por los Ramones.

A medida que alcanzaba altos niveles de popularidad entre los jóvenes estadounidenses, y varios artistas buscaban darles una bocanada de aire fresco a sus carreras orientándose hacia ella, la surf music fue prefigurando una escena que sirvió como plataforma para que muchos de ellos se propulsaran al plano nacional.
A mediados de los ‘60, sin embargo, con el folk revival de un lado y el resurgimiento del beat que desembarcó en EE.UU. con la Invasión Británica, la gran mayoría de los artistas comenzaron a adoptar formas de pop más convencionales, y la breve y fructífera escena surf se fue desvaneciendo. No obstante, muchos elementos característicos, fundamentalmente aquellos que tienen que ver con los instrumentos y el uso de ciertos efectos y técnicas, nutrieron fuertemente la incipiente cultura rock, manteniendo con vida esos rasgos hasta hoy.

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *