Seguinos en

En Vivo

The Orb en el Mutek: música en las nubes

Alex Paterson saldó una deuda con el público argentino en la segunda edición local del festival de creatividad digital y música electrónica.

Publicado

el

En la segunda edición argentina del Mutek -el festival internacional de origen canadiense que también tiene sus versiones en Montreal, Barcelona, San Francisco, Tokio, Dubai y México- la variedad de artistas nacionales e internacionales hizo de las delicias de la gente que se acercó a las diferentes sedes porteñas (el Centro Cultural San Martín, el Centro Cultural Kirchner, La Tangente, Punta Carrasco, El Planetario y el Xirgu Espacio UNTREF) en los cuatro días que duró el evento. Gracias a una variada oferta de conciertos, talleres y conferencias, el Mutek parece haberse convertido en el nuevo gran punto de encuentro para el público amante de la música electrónica, y este año su programa trajo como plato principal la visita inesperada de The Orb, proyecto liderado por el pionero del ambient house Alex Paterson.

El día viernes Paterson adelantó, en la charla que tuvo con el periodista Yumber Vera Rojas en la sala 1 del C.C. San Martín, que su show consistiría en la presentación de su último trabajo, No Sounds Are Out of Bounds (disco editado este año y que cuenta con las colaboraciones destacadas de Jah Wobble, Youth, Roger Eno, y Hollie Cook), además de un repaso por los grandes clásicos de The Orb.
El sábado la mítica Sala ab del Centro Cultural San Martín contó con una selecta lista de artistas que también cautivó a los presentes, como el local Federico Molinari y los franceses Antoine Schmitt y Franck Vigroux, pero la jornada empezó a entrar en calor cuando la artista audiovisual canadiense Line Katcho se hizo cargo del escenario con su ambient abrasivo y minimalista. Ruidos retorcidos y paisajes abstractos desgarraron la oscuridad de la sala, que albergó a un público que prefirió sentarse en el suelo para contemplar en la gran pantalla las imágenes que se transmutaban en perfecta sincronía con el sonido.

El dúo de productores Matt Thibideau (Canadá) y Markus Heckmann (Alemania) capturó la atención de los presentes con un techno minimalista que se plasmó en imágenes abstractas de colores cálidos. Los pasajes ambient con sonidos celestiales fueron incitando a la gente a que se recueste en el suelo de la Sala ab y entre en un trance sideral y meditativo. Después de la hipnosis le llegó el turno a The Orb, que en esta visita trajo a Alex Paterson sin su ladero de los últimos años, el productor alemán Thomas Fehlmann. Su lugar fue ocupado por el ingeniero de sonido inglés Michael Rendall, quien ya ha trabajado con The Orb en Metallic Spheres, disco que tuvo la participación de David Gilmour. Rendall ha colaborado en proyectos junto a  Jesus and Mary Chain, Pink Floyd, Peter Murphy y Jah Wobble, y es uno de los tantos compañeros de ruta que ha tenido Alex Paterson en su carrera, quien fundó The Orb junto a Jimmy Cauty, conocido también por ser uno de los cerebros de KLF.
El show comenzó con “Ununited States”, tema que puede leerse como una crítica a la coyuntura política actual de los Estados Unidos, un gesto que en el pasado hubiese sido inusual para Alex Paterson. “Nuestra música no refleja los tiempos, los ignora. La sociedad actual es tan reprimida que solo puedes hacer música que sea escapista”, había declarado una vez el DJ inglés. Pero en No Sounds Are Out of Bounds las referencias sociopolíticas se destacan, como en “Doughnuts Forever” y “Wolfbane”, que a través de diferentes efectos de sonidos se resignifican como temas anti bélicos. Luego fue el momento de “Blue Room”, aquel track que Paterson orgullosamente afirma ser el “el single de mayor duración en ser un hit en los charts británicos”. Si bien no duró los casi cuarenta minutos que tiene la versión original, este clásico del ambient house fue el primer punto alto de la noche.

Otro tema nuevo, “Easy on the Onions”, se mezcló entre sonidos de melódica y slide de guitarra con “Towers Of Dub”, del álbum U.F.Orb. Las bocanadas de reverberación dieron paso a “Perpetual Dawn”, techdub del seminal disco de 1991, The Orb’s Adventures Beyond the Ultraworld, mientras pirámides al estilo KLF giraban en la pantalla. “Outlands”, “Pillow Fight @ Shag Mountain” y “Rush Hill Road” subieron el tempo para hacer bailar al público y prepararlo para el final con dos hitazos de The Orb, “A Huge Ever Growing Pulsating Brain That Rules From the Centre of the Ultraworld” y “Little Fluffy Clouds”, que entre sonidos de gallos, sirenas y el sample de las maravillosas ensoñaciones de Rickie Lee Jones sobre el paisaje de Arizona, dieron muestra de por qué Alex Paterson hizo de la música ambient un fenómeno de masas. Entre aquel roadie de Killing Joke a este gurú de la pista de baile hay toda una carrera de majestuosos discos y remixes que merecía una visita a tierras argentinas. El Mutek, por suerte, se encargó de saldar esa deuda.

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *