Seguinos en

Discos

“A rush of blood to the head”: emociones en forma de canción

El segundo disco de Coldplay cumple 18 años

Publicado

el

El 26 de agosto de 2002 Coldplay volvía a pisar fuerte en la escena musical mundial, esa que dos años atrás la había visto nacer de la mano de su álbum debut Parachutes. Con la publicación de A rush of blood to the head, los británicos redoblaban la apuesta al demostrar que la sensibilidad era un terreno que podían continuar explorando con soltura. 

Unas semanas antes de su lanzamiento se divulgó In my place, el primer corte de difusión del flamante trabajo grabado en Liverpool. La combinación de los golpes de batería iniciales con uno de los riffs más memorables de los últimos tiempos, anticiparon que en cada recoveco del nuevo material estaría impregnada la esencia de la banda. Con la talentosa Sophie Müller a cargo de la dirección del videoclip, el grupo subía un escalón más ante los ojos de la industria. Una habitación muy amplia pintada de blanco complementa magistralmente el relato y le da vida a esa suerte de refugio desde el que Chris Martin, con voz suplicante, le canta a su lugar de pertenencia. El sencillo se posicionó en el segundo puesto del UK Singles Chart y en el número diecisiete del Billboard Hot 100.

En noviembre, Coldplay volvió a avivar el fuego con The scientist. El piano se roba el protagonismo en una canción que resulta inseparable de su video. Con una narrativa en reverso, Chris se desplaza entre los suburbios y los bosques ingleses mientras reconstruye el accidente automovilístico tras el que quedó tumbado en el colchón turquesa que aparece en la primera toma. Las imágenes grafican una letra atravesada por el perdón y el deseo de un nuevo comienzo. Cada uno de estos ingredientes logró que se consagrara, instantáneamente, como un hit destinado a hacerse carne en sus oyentes. Obtuvo el décimo puesto del UK Singles Chart, el decimoctavo del Billboard Hot 100 y ganó dos Premios MTV por “Mejor video” y “Mejor director” en 2003.

En abril de 2003 le llegó el turno a Clocks. Una vez más, Coldplay confirmaba que el piano era la pieza esencial para darle arranque a su máquina de éxitos. El video focaliza especialmente en este instrumento para luego centrarse en la banda que, sobre un escenario coloreado por múltiples luces, actúa para un público estático. Con esa línea que sentencia “La confusión nunca termina, paredes que se cierran y relojes que hacen tic-tac”, el track número cinco del disco retrata una sensación de aprisionamiento que transcurre en paralelo al avance del tiempo. El tema fue galardonado con un Grammy por “Grabación del año” en 2004. 

God put a smile upon your face se difundió en julio. El halo de misterio que envuelve al single se palpita en todas sus dimensiones. Los atrapantes rasgueos del principio preparan el clima para que “Adónde vamos, nadie lo sabe”, sea el interrogante que dispare planteos existencialistas, plasmados también en su clip. En una Londres captada con filtro blanco y negro, un hombre de negocios experimenta cómo su cuerpo, imprevistamente, empieza a desaparecer. 

El fragmento de la cabeza y del torso que ilustra la portada es creación del fotógrafo noruego Sølve Sundsbø. Sin buscarlo, su obra se convertiría en una de las más representativas de la música del nuevo milenio. La atracción que sintió Chris al descubrirla en una edición de la revista Dazed & Confused, provocó que le pidiera permiso a su autor para darle identidad al booklet. Siguiendo esta idea, cada sencillo de la placa lleva en su tapa la fotografía de la cabeza de un miembro distinto de la agrupación.

A rush of blood to the head alcanzó el séptimo lugar en la lista de los veinte álbumes más vendidos del siglo XXI, la British Phonographic Industry le otorgó ocho veces el disco de platino y fue premiado con un Grammy por “Mejor álbum de música alternativa” y con un Brit Award por “Mejor álbum británico” en 2003. Esa poética intimista y las encantadoras melodías que supieron consolidarse como el sello de la banda, serían el motor de once canciones capaces de asegurar que Coldplay haría historia.

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *