Seguinos en

Entrevistas

Chita presenta Encanto: “Estoy muy contenta de haberlo hecho”

Conversamos con Francisca Gil. 23 años, un ep, algunos singles y un flamante disco, que presentará el 28 de noviembre en Niceto.

Publicado

el

Francisca Gil es Chita. Tiene 23 años, un EP, algunos singles y un flamante disco, “Encanto”, que presentará oficialmente el 28 de noviembre en Niceto. Vivió un tiempo en Inglaterra. Volvió y ocupó un lugar vacante hasta entonces en nuestra música, el de una cantante de neosoul que compone, canta y enamora. Más allá de su actitud soulera y su onda r n’b, también puede coquetear con otros géneros como el trap y el reguetón. Pero siempre vuelve a su esencia.
¿Qué música se escuchaba en tu casa cuando eras chica?
The Beatles, para empezar. Mi papá era muy fan. U2, “Elevation”, iba en el auto y la cantaba todo el tiempo. Y Spinetta, muchísimo. Pescado Rabioso sobre todo.

Y cuando empezaste a elegir o descubrir artistas y discos:¿cuáles fueron los primeros?
«Frank», de Amy Winehouse, ese fue mi primer descubrimiento. También escuchaba mucho Ella Fitzgerald cuando era chica, muchísimo. De hecho me cantaba todos sus temas, me sé todos sus standards de pe a pa. Canté “My Funny Valentine” en una muestra. Y el disco “Baduizm”, de Erykah Badu, donde está “Otherside of the gam”. Esas tres estaban muy presentes en mi adolescencia.
A tus 19 años te fuiste a Inglaterra:¿cómo se dio eso?¿Sos consciente de que fue un momento bisagra?
Recién hoy miro para atrás y quizás digo “ok, me mandé nomás”. Pero porque, como muchas cosas que hago en la vida, en el momento no me doy cuenta porque no las pienso mucho. Me dieron muchas ganas de irme, de un día para el otro, no lo tenía planeado. Justo estaba laburando, tenía una plata ahorrada. Y no me pareció raro, fue como “che, me quiero ir”. Y me fui (risas).
¿Con qué te encontraste allá?
Con muchas cosas. Estuve medio girando. Estuve primero en España, me fui a Alemania y después terminé en Inglaterra.¿Y qué me encontré? Allá la música que a mí me gusta es como la más mainstream. Todo lo que es el rnb, en ese momento estaban empezando a ser conocidas Jorja SmithDua Lipa, que son de allá. Ahí empecé a atar cabos de lo que siempre me gustó y de lo más moderno del rnb, a mezclar quizás mis gustos. Venía de algo mucho más clásico y lo uní con esos sonidos más modernos. Además los discos de antes estaban todos grabados en vivo, tocados. Hoy en día ya podés casi prescindir de los músicos, son todas programaciones.
¿Qué recordás como algo lindo?
Hubo muchas cosas que me gustaron. Era muy lindo poder tocar en cualquier lugar. Como que es muy fácil tocar allá, en los pubs, en los bares. Y siempre te recibían muy bien, te trataban muy bien, mucha hospitalidad. No siempre pagaban porque son todas bandas re chicas, pero siempre con la mejor onda, eso era muy lindo. Hay mucho movimiento en los pubs , la gente va y siempre hay un público. Es muy fácil ese circuito allá, funciona muy linealmente. Eso me gustaba.
¿Por qué volviste?
Porque ya había estado casi dos años y medio allá, y me quería volver. Extrañaba Buenos Aires, mi familia, mis amigos. Y sentí que ya había tocado un techo y me vine. Ahí grabamos los temas del ep (Chita – 2018) y lo sacamos.
¿Y en Inglaterra empezaste a componer en inglés o era algo que hacías desde antes?
No, allá empecé a componer en general. Yo antes de eso no componía, cantaba pero no hacía mis canciones. De hecho, las cuatro canciones del ep son las primeras que hice. Y por estar allá experimenté un poco con el inglés y también porque es el idioma de la música que siempre escuché. Pero esa etapa ya se terminó. Mi nuevo disco está todo en español y me sale naturalmente.

Hablemos de “Encanto”, tu nuevo disco.¿Con quién lo trabajaste? Pregunto porque Spotify tiene la costumbre de no mostrar la ficha técnica.
Es tremendo que no estén en Spotify. Puse los créditos en Instagram, ahí pueden verlos. Casi todo lo hicimos mano a mano con Laucha (Rico Gómez), que es el productor, es como un hermano para mí. Todo el tema de acordes y arreglos de voces los hicimos juntos porque los dos estudiamos música y fuimos viendo qué nos gustaba y qué no. Después, para grabar un par de cosas llamamos a Fran Azorai, que es el tecladista de mi banda. Y a Sophie Sobral, que es una cantante. La conocí porque ella me da clases de canto. Con ella hicimos todos los arreglos de coros, hay muchos coros en el disco. Bueno, es ella. Sophie y Fran fueron los colaboradores más fuertes del disco. Y hay un feat con Neo Pistea.
¿Cómo hacés con Fran Azorai?
Es una buena pregunta! (risas)
Porque toca con Wos, Emmanuel Horvilleur, Conociendo Rusia, Banzai FC…
Definitivamente es el que menos disponibilidad tiene, pero siempre se puede hacer un hueco. Él está en el proyecto desde el comienzo. Él siempre estuvo, nunca tuve otro tecladista. Somos amigos desde antes que exista Chita.
En una época de singles,¿cómo llegás al disco?¿Es un deseo, una necesidad?
Fue un poco de todo. Yo venía sacando singles y me di cuenta que tenía varios temas y quería experimentar otras cosas, meterme más en profundidad con otras cosas. Por eso me metí de lleno en el disco, estoy muy contenta de haberlo hecho. Y definitivamente lo haría de nuevo, como experiencia. Hay una realidad, sentís que los tiempos de hoy en día te corren. Si no sacás un single cada dos meses es…
Como si dejaras de existir.
Sentís que dejás de existir. El público es muy voraz. Otra realidad es que los discos hoy en día tardan más en escucharse porque la gente ahora está acostumbrada a un single con un video, que la energía se concentre ahí. Ver el video, ver si les gusta o no les gusta, escuchar la canción y le dan miles de reproducciones a eso. En cambio a un disco es más difícil entrarle. Dura más tiempo, básicamente. Siento que es más jugado pero después de haberlo experimentado… la verdad me gusta mucho meterme de lleno en un proyecto. Seguramente voy a seguir sacando singles pero estoy considerando que lo próximo sea también un disco.
Por ahí está bueno ese ritmo. Un par de singles, después un ep u otro disco…
Si bien no se perdió del todo, me gustaría que se vuelva un poco con la idea del disco. Hoy en día es casi polémico tomar la decisión de hacer uno y ver con cuántos temas. Porque si son más de no sé cuántos la gente… (piensa) a mí misma me pasa que aunque me encante, si un disco es larguísimo tardo un montón en escucharlo todo. Escucho los primeros siete…

Vas por partes.
Porque después perdés la atención, es algo generacional, es una realidad. Me gustaría que vuelvan los discos, pero sacar un single también me encanta, poner toda la energía ahí.
Esto de no poder prestarle tanta atención a algo… pienso en eso por el trabajo artístico que hay ahí, creo que se merece una escucha atenta, no? Se labura demasiado como para que luego se consuma, tal vez, de una manera light.
Creo que a veces la gente pasa por alto que cuando un artista saca un disco, vuelca un pedazo de algo que es muy personal, muy propio. Siento que hay algo de la inmediatez de hoy en día que es como “vamos a escucharlooo!!!”, pero sin sumirse demasiado, sin darle tiempo. No te digo hacer un análisis, pero sí darle tiempo.
En “Encanto: de movida en las letras hay una parte tuya muy personal y de empoderamiento. Onda “acá estoy, yo valgo, yo decido, este es mi cuerpo, esta soy”. Es una buena época para comunicar eso, no?
Si, está bueno. Totalmente. También está muy ligado, como todo el disco, a experiencias propias muy personales. Lo sentí de esa manera. Y es el re momento como para decir “che, me empoderé” (se ríe).
¿Y al cantarlas estás concentrada en que salga todo bien o pintan las emociones?
Recontra pintan las emociones. Siempre trato, antes de subirme al escenario, de liberar el ego o el querer llamar la atención, si bien es algo que tiene que estar ahí arriba. Tratar de transmitir lo más puro del mensaje de la canción me parece lo mejor y siempre se meten sentimientos. Porque son temas que los escribí desde ese lado. Siempre está esa data, por suerte. Sino creo que no podría conectarme con todo eso.
¿Ya hiciste feats con Ca7riel y con Neo Pistea. Con quién más te gustaría?
Siempre me gusta hacer feats con músicos que admiro mucho. Hay un artista que me encanta que se llama Dinastía, que tocaba en Jvlian. Con él me encantaría hacer un feat. Y si no… no sé, debería pensar. Hay muchos y muchas. Me encantan las colaboraciones. Me encantaría meterme en el mundo de otra persona, hasta ahora siempre se metieron en el mío (risas).

En esta época donde la mujer va ocupando cada vez más su lugar en la sociedad y, por supuesto, en la música. Cómo ves el tema del cupo femenino en festivales?
Entiendo que hubo un momento, no hace mucho, que casi no había bandas de mujeres. En el mercado del rock nacional las mujeres que había las contabas con una mano. Pero por suerte ahora estamos en otro momento y la música argentina está encontrando otros horizontes y otras artistas. Me parece que era una cuenta que teníamos pendiente. Cuando se empezó a plantear todo lo del feminismo, el tema del aborto, todo se volvió un movimiento mucho más fuerte y era inevitable que digamos “che, loco, acá estamos” . Y aparte en los festivales son todos chabones excepto dos mujeres, cuando hay un montón de proyectos musicales de mujeres. Me parece que todavía no se cumple del todo pero hubo un avance. Incluso si me preguntás a mí, me tengo que poner a pensar con qué mujer haría un feat, por ejemplo. La primera que se me viene a la mente es Marilina Bertoldi, que hace un género completamente diferente al mío. Pero hay un montón que todavía no son conocidas. Y voy a Spotify y ahí están, «ah, cierto que me encanta esta piba y esta piba y esta piba».
¿Qué se viene el 28 de noviembre en Niceto?
Un show con invitados e invitadas. Siempre lo que más priorizamos es la música. Así que estamos haciendo arreglos para el vivo. Esperemos que sea una re buena experiencia para todos los que vengan.