Seguinos en

Entrevistas

Rob Fiddaman, el guardián de la memoria del Britpop

Pasó de coleccionar pósters, discos y fotos a convertirse en un experto en la historia y el patrimonio del rock británico.

Publicado

el

El norte de UK fue protagonista y testigo, durante gran parte de la segunda mitad del siglo XX, de un torbellino de movimientos socio culturales encabezados por la juventud, que logró transformar el malestar político y social en expresiones musicales que cambiaron la forma de ver el mundo.  Desde The Beatles durante los 60’s, Joy Division a mediados de los 70’s, la escena Madchester en los 80’s, y finalmente el imperio del Britpop para cerrar el centenio, las bandas norteñas fueron sin lugar a dudas el epicentro de los “Youthquakes”, como define John Robb a este tipo de fenómenos que aunaron fuerzas colectivas y trascendieron lo estrictamente artístico. No casualmente Tony Wilson, creador de Factory Records, en 1978 dijo que “los niños Manchester tiene la mejor colección de discos”.
En este marco se comprende que el Britpop, ultimo bastión de esta gran escena mancuniana, siga siendo un punto de referencia en la historia del rock británico y mundial, y una inagotable fuente de inspiración para los jóvenes en la actualidad. Puede que haya pasado su momento de esplendor, pero la riqueza de su historia esta viva y aún vigente. “El Britpop no fue solo música: fue un movimiento de arte, moda, política, como una nueva forma de vida”, afirma Rob Fiddaman al respecto.
Nació en Norwich y actualmente vive en Staffordshire, área ubicada entre Manchester y Birmingham Relata que creció en una casa donde se escuchaba a los Fab Four, The Rolling Stones y The Kinks, pero como buen hijo de los 90’s su pasión eran las bandas lideradas por los Gallagher, y Damon Albarn: “lo que puso a Manchester en el mapa en realidad fue la ‘Acid House’, un puñado de bandas locas y mucha droga. Con Oasis y Blur lo que sucedió es que eso se visibilizó, son hijos de familias disfuncionales en medio de una crisis política y económica que alzaron la voz.  La juventud empezó a tomar las calles”, explica.
“Siempre amé la música. Cuando tenía 14 o 15 años empecé a coleccionar fotos, posters de los 60’s y70’s, y llegué a tener tanto material que tuve que venderlo y con ese dinero compré más cosas todavía”, recuerda. Si bien Rob está involucrado en la compra y venta de memorabilia de la historia del rock británico y el Britpop desde hace más de 20 años, recién en 2011 inició cu carrera profesional en esta actividad que es tan ‘rara’ como noble, ya que no tiene  fines de lucro.  “Cuando arranqué profesionalmente me fijé en internet y no había nadie vendiendo cosas sobre Oasis, Blur, o el Britpop, así que abrí una tienda online, ‘The Britpop Store’”, cuenta. El valor de los objetos tiene que ver en realidad con las increíbles historias detrás de ellos, y el dinero que surge de las transacciones es destinado a eventos de caridad, donaciones y proyectos solidarios.

A poco tiempo de haber arrancado, tres o cuatro meses, fue contactado por Alan McGee, histórico productor de Oasis y director de Creation Records, quien le dijo : “no sé si eres  un genio, o estas totalmente loco”. Rob comenzó a vender algunas cosas para él, y luego llegó a trabajar con Paul Arthurs, o “Bonhead”, guitarrista de la banda que lideraban los hermanos Gallagher, y Steve White, quien fue mucho tiempo baterista de Paul Weller. “Un día recibí una llamada de un colaborador de Noel Gallagher. Estaban haciendo  una exhibición de Oasis que se llamaba ‘Chasing the Sun’, y quería que yo pusiera en valor los objetos. Más temprano que tarde me encontré tomando una cerveza con Liam”, recuerda.
“Alan tenia un espacio de almacenamiento en Londres donde guardó todo y cerró después que Oasis anunció su separación. Lo abandonó por casi diez años. Fuimos juntos a abrirlo y fue increíble”, cuenta. Rob se convirtió en la persona de confianza de Alan para administrar estos bienes y de a poco empezó a ser convocado por fotógrafos, diseñadores, y otros profesionales para contratar su servicio. “Los artistas no quieren que sus obras y  objetos terminen en carritos de compras en internet o E-bay, pero tampoco se pueden ocupar de venderlas directamente. Ya tienen suficiente dinero, no necesitan más, y usan esas ventas para donaciones y caridad”, explica.

“The Fixer”, apodo que le puso McGee, amplió su espectro de llegada rápidamente y participó en varias eventos televisivos: algunos algunos capítulos de “Posh Pawn”,  y el programa conducido por Jesse McClure’s que sale por “Discovery British Treasures American Gold”. En 2018 la BBC de Manchester lo invitó como panelista en un programa especial que produjo sobre Oasis, y hasta llegó a conducir allí un show sobre Britpop que tuvo tres episodios en los cuales también estuvo Alan presente. “De la pasión por la música pude crear una gran profesión. No tengo ningún título, solo hice un curso breve en la escuela de formación de la BBC, pero vivo de lo que hago. Para mí coleccionar es acerca del espíritu, la memoria, el movimiento. No se trata de dinero, nunca lo fue. El valor de estas cosas viene de lo que significan, para los artistas y  para mí”, expresa Fiddaman.
Hace solo unos meses presentó su primer libro “Buying into Britpop”, según él con la necesidad de “legitimar su trabajo”. En formato revista la obra hace un recorrido  por su experiencia biográfica, y conjuga en un relato cronológico muy bien logrado los objetos de su colección con la historia del Britpop y las bandas más importantes de UK. Claro que no es todo Oasis. La muestra  incluye material sobre Suede, Blur, The Happy Mondays, The Charlatans, Dodgy, Supergrass, Black Grape, Lightning Seeds, Elástica, Stereophonics, Space, Cast, y Kula Shaker, entre otras bandas y artistas.
Como en un catálogo, las páginas de la publicación muestran tapas de revistas de principios de los 90’s, entradas viejas; una de las panderetas usadas por el menor de los Gallagher; los famosos lentes rosas de Noel al estilo John Lennon; imágenes de grandes fotógrafos como Kevin Cummins o Jeff Kravitz; retratos de Rob con músicos y artistas; manuscritos originales de himnos universales como “Wonderwall”; las maracas de Mark “Bez” Berry; y hasta el metrónomo blanco que aparece en el video del single “Better Days”.  “Tengo una habitación armada por si algún día consigo el piano blanco que John Lennon usó en ‘Imagine’”, confiesa Rob y se emociona cuando se le pregunta por qué objeto desearía tener.

Producto del vínculo cercano con Alan, y luego de varias intervenciones públicas juntos que dieron sus frutos, pusieron en marcha una serie de sesiones Q&A por todo UK con el objetivo de motivar a jóvenes músicos a profesionalizarse y que pudieran mostrar parte de su material. “Lo mejor de las sesiones es conocer gente nueva y artistas que tal vez en un par de años consigan el éxito. Es realmente una gran experiencia para ellas, porque uno nunca sabe quién va a ir esos encuentros. Alan sigue buscando las mismas cosas que antes: proyectos que le gusten, que tengan dedicación y pasión por lo que hacen. Él nunca le diría a las bandas lo que tienen que hace, simplemente los deja ser libres. Lo mejor que tiene es que es un inspirador y te abre las puertas correctas”, expresa. Rob explica que la expertiz de Alan es tan reconocida en todo el mundo que hace varios años fue convocado por el gobierno inglés para participar en la elaboración de un proyecto de política pública dirigida al acompañamiento de los jóvenes músicos sin recursos económicos.

Actualmente Rob dirige un proyecto llamado “Britpop TV” y se desempeña como manager de “Marquis Drive”, banda de las West Midlands calificada como “el renacimiento del Britpop”, por la Revista Resolution Magazine. Acerca de la escena actual dice que lo mejor es que la gente esta “más abierta a escuchar nueva música”, sobre todo gracias a las nuevas plataformas digitales. “Las bandas tienen sus propios equipos de grabación e ingenieros de sonido, y son mucho más accesibles económicamente. Los músicas se mueven, no podés quedarte en Manchester esperando ser el próximo Oasis, tenés que involucrarte en el proceso, y a través de las redes sociales hoy podes llegar a un montón de gente”, sostiene.
“Por suerte ahora puedo quedarme con muchas de las cosas que antes vendía – destaca –  siempre quise estar en una banda de rock y nunca pude, pero esto es casi tan bueno como eso. No podes ir la Universidad para aprender esto. Hoy valoro mucho mi trabajo”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

What a tremendous night and what an amazing audience in Blackburn tonight !! Thanks to everyone that came to see @alanmcgee93 and make us so welcome ?

Una publicación compartida por Rob Fiddaman (@britpopstore) el

Click para comentar

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *