Seguinos en

ULTRABRIT TOURS

Éxtasis y locura en Manchester

La ciudad de Manchester fue el epicentro de una importante escena cultural alternativa a finales de la década de 1980, en la que los artistas fusionaron el rock con el acid house, la psicodelia y el pop de los años sesenta.

Publicado

el

La influencia del uso de drogas fue fundamental para uno de los movimientos más importantes del rock y el pop británicos que tuvo lugar en una de las ciudades que podrás recorrer en los Ultrabrit Tours.

La veta abierta por el postpunk durante los años ochenta, que permitió la confluencia del rock con nuevos sonidos en una nueva estética renovada, oscura y experimental, dejó el recorrido marcado para una nueva escena alternativa. La etiqueta «Madchester» fue popularizada por la prensa británica a principios de los noventa a partir de la influencia fundamental de las drogas, principalmente el éxtasis.
El enclave principal de este movimiento fue el club nocturno Haçienda (propiedad de los miembros de New Order), que funcionó como un importante catalizador de la estética musical distintiva de la ciudad, incluyendo bandas como Happy Mondays, Stone Roses, Inspiral Carpets, Northside, 808 State, The Charlatans, entre otros.

Tapa del disco Bummed, de Happy Mondays

Manchester antes de Madchester

La apertura del club Haçienda en mayo de 1982 -iniciativa de Factory Records– influyó de manera decisiva en el desarrollo de la cultura popular en Manchester. Durante sus primeros años, el club pasaba música pop y fue el lugar donde se dinamizó la escena musical local del momento, que había sido dominada por los Smiths, New Order y The Fall, bandas que se presentaban allí con asiduidad. Posteriormente, el club pasó de ser un lugar de conciertos a ser un club de baile, y en 1987, la Haçienda comenzaba a darle ruedo a la nueva música house con la presentación de DJ’s como Mike Pickering, Graeme Park y “Little” Martin Prendergast.
Junto con la rápida expansión del consumo de éxtasis en la ciudad, otro factor clave en la construcción de la escena Madchester fue el “Festival of the Tenth Summer” de julio de 1986, organizado también por Factory Records. El festival incluyó proyecciones de películas, un seminario musical, exhibiciones artísticas y conciertos de las bandas locales más prominentes. De tal manera, la ciudad de Manchester se consolidaba cada vez más como el centro de la cultura pop alternativa británica.

Haçienda, la cocina de Madchester


El movimiento Madchester floreció gracias a su sonido nuevo y fresco, y su popularidad pronto creció a partir de la música de bandas como los Stone Roses y los Happy Mondays, que comenzaron a consolidarse en 1989. Por su parte, New Order con su álbum Technique -influenciado por el acid house– encabezaba por entonces los charts en el Reino Unido.

Haçienda y la música house: el apogeo del movimiento Madchester

Aunque no puede decirse que la escena de Madchester comenzó antes de 1988 (de hecho, el término no fue acuñado hasta un año después por uno de los directores de Factory Records, Philip Shotton), muchas de sus bandas y artistas más importantes ya estaban presentes en la escena local antes de entonces. En octubre de 1988, los Stone Roses lanzaron el single “Elephant Stone”, al tiempo que los Happy Mondays lanzaban su single “Wrote for Luck” seguido del álbum Bummed, producido por el mismo Martin Hannett. Si bien los artistas no lograban aun un éxito comercial considerable, no obstante, la prensa musical británica advertía que algo novedoso estaba sucediendo en la ciudad.
Los fans de los Stone Roses se multiplicaron a medida que se presentaban en todo el país y lanzaban el single “Made of Stone” en febrero de 1989. Aunque el single no escaló en los primeros puestos de los charts, la banda suscitó un entusiasmo en la prensa musical que se intensificó con el lanzamiento su álbum debut en marzo. La escena Madchester continuó creciendo durante 1988 y 1989 con Haçienda lanzando noches temáticas en el verano de 1988 y la “Hot acid house night”, organizada por artistas de la música house como Mike Pickering y Jon Da Silva, en noviembre del mismo año.

The Stone Roses

Los años noventa y la decadencia de la escena

Sin embargo, a comienzos de los noventa, la situación cambiaría sensiblemente como consecuencia de la interrupción de las actividades de las dos bandas centrales: los Stone Roses se vieron envueltos en problemas legales con Silverstone Records, y los Happy Mondays tuvieron muchos inconvenientes en la realización de su segundo disco. Inevitablemente, la fascinación de los medios con Madchester comenzaba a diluirse. Si bien artistas como The Inspiral Carpets, The Charlatans y 808 State continuaron grabando con diversos grados de éxito durante los noventas, el movimiento como tal se disolvió.
La prensa musical en el Reino Unido comenzó a poner el foco en las bandas shoegazing del sur de Inglaterra, el flamante sonido grunge estadounidense que irrumpía poderosamente en la escena alternativa, y en artistas emergentes que nacían a partir del denominado britpop (Blur y Oasis ya comenzaban a despuntar). Sin lugar a dudas, el sonido de Madchester fue central para este último, a la vez que estableció las bases estéticas para el desarrollo posterior que tuvo cultura rock en el archipiélago y en todo el mundo angloparlante.

 

1 Comentario

1 Comentario

  1. Arnaud

    9 mayo, 2018 at 11:19 pm

    Graciasbro eso me funcionó de maravilla

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *